Wiggle-High5, a punto de desaparecer debido a falta de recursos

En plena disputa del Giro Rosa, y con un buen inicio debido a la victoria de Kirsten Wild, se ha hecho público que el futuro de Wiggle-High5 está en serio peligro de desaparición. Muchas ciclistas ya han planteado su marcha, incluso a mitad de temporada, debido a supuestos problemas de personal y logística. Fuentes cercanas al equipo británico han afirmado que este desaparecerá a final de año y hasta un tercio de la lista de 17 corredoras de la estructura están buscando equipo. La gerencia ha confirmado que actualmente no cuentan con patrocinio para el 2019.

Incluso, desde fuentes cercanas al equipo, se se ha llegado a afirmar que es  “una sombra de lo que era” y que la presión de la dirección ha dejado a las ciclistas “desesperadas” y “llorando“. La mánager y propietaria del Wiggle-High5, Rochelle Gilmore, dijo lo siguiente:

Tengo una decisión que debo tomar. No he tenido tiempo de procesar la inscripción para el próximo año, pero sería una verdadera lástima. No tengo ningún compromiso con nadie más allá del final de 2018.

Gilmore incluso confirmó que una ciclista pidió abandonar el equipo a mitad de temporada, aprovechando la normativa UCI para féminas que permite esa marcha siempre que haya acuerdo entre las partes. Otras 6 ciclistas ya han confirmado que en ningún caso seguirán en el equipo y están buscando otra estructura donde continuar la pasada temporada.

Gilmore también confirmó que a principios de este mes que todas las ciclistas se rehusaron a firmar un contrato que las haría responsables por daños o caídas en los campeonatos nacionales porque creían que socavaría sus derechos en sus contratos regulares. Un contrato que de haberse firmado podría haberse declarado como ilegal.

Al comienzo de la temporada, Wiggle-High5 vio marchar a 3 de sus ciclistas principales (Emma Johansson, Giorgia Bronzini y Jolien d’Hoore), incluidos sus directores deportivos principales, asistentes y mecánico a tiempo completo. El ex profesional de Orica-GreenEdge Allan Davis es el único director deportivo a tiempo completo, y los demás puestos se han cubierto con contratos temporales, incluso se ha llegado a afirmar que se ha ido a carreras sin mecánico.

Además, el autobús del equipo está actualmente retenido en Mallorca ya que su propietario, un antiguo miembro del personal, eliminó la documentación del vehículo antes de dejarlo en la isla y sin dicha documentación no puede circular. Eso ha supuesto que las ciclistas se cambien en automóviles o baños públicos durante toda la temporada. Para el OVO Energy Women’s Tour, el equipo consiguió alquilar una caravana para este propósito.

Algunas fuentes incluso afirman que reciben bicicletas, componentes y equipamiento usado por lo que a veces tienen que comprar su propia equipación. Gilmore no quiso negar esa información. Sin embargo, fue mucho mas tajante para negar la supuesta falta de personal en las carreras:

Las ciclistas tienen acceso a cada cosa que hemos recibido en 2018. Lamentablemente, todavía tenemos algunas entregas pendientes. He estado pagando por tener personal en todas las carreras. Tenemos un miembro del personal a tiempo parcial, pero a todos los demás miembros del personal se les paga mensualmente con un acuerdo hasta el 31 de diciembre.


Fuente: Cyclingweekly

Imagen destacada: Tim De Waele

Sprint Final, Ibai Lara (@ibai_lara@ibai_lara)

Comentários no Facebook