Hasta siempre, ciclismo (V)

En el último “Hasta siempre ciclismo”, un francés de ilustre apellido, Cédric Pineu, cerraba el repaso a las retiradas producidas este año. Francés como él y cuyo nombre perdurada en nuestr memoria, otro de los veteranos que se han despedido del ciclismo durante esta temporada arranca este nuevo capítulo. Algunos recordarán con afecto al que durante años fue uno de los ciclistas más destacados del pelotón francés. Otros lo mentarán con cierto recelo, pues sus sobreactuaciones sobre la bici no siempre despertaron simpatía entre la afición. Cualquiera que sea el caso, la mayoría de seguidores tardarán en a Thomas Voeckler.

Combativo, peleón. Perseguidor incansable de un protagonismo que no sólo le otorgó minutos de televisión, sino también importantes logros deportivos. Dos Route du Sud, dos Tour du Haut Var, los 4 Jours de Dunkerque, el Gran Prix de Plouay, el campeonato nacional en ruta, un Tour of Luxembourg, la Brabantse Pijl, el GP de Quebec, o etapas en Paris-Nice, Vuelta al País Vasco y Critérium du Dauphiné son parte de los éxitos que consiguió el francés desde que en 2001 se convirtiera en ciclista profesional.

No obstante, fueron sus actuaciones en el Tour de Francia las que confirieron a Voeckler fama mundial. Las que forjaron la imagen que muchos recordarán de él. En 2004, con 25 años, consiguió mantener durante diez días el jersey amarillo, plantando cara en los Pirineos al todopoderoso Lance Armstrong. En 2011 repetiría tal hazaña, liderando el Tour otras diez jornadas, tras fraguar una escapada que le ayudaría a conseguir un meritorio cuarto puesto en la clasificación final. Un año más tarde lograba el maillot de topos, y dos de los cuatro parciales que atesora en la ronda gala. Resultados, genio y figura.

Su primer triunfo en la Grande Boucle le llegó a Voeckler en 2009, año del segundo Tour de Contador. Doce meses después, volvería a alzar los brazos en la carrera de su tierra, haciéndose con el triunfo en Bagnères de Luchon. El día anterior, otro francés había inscrito su nombre en el palmarés del Tour. Se trataba de Cristophe Riblon, quien meses antes se había proclamado subcampeón del mundo en madison. Pasados tres años, Christophe volvería a triunfar en las montañas francesas.

Sucedía en el mítico Alpe d’Huez, en un Tour dominado por Chris Froome desde su victoria en Ax 3 Domaines, la misma cima en que Riblon había logrado ganar años atrás. A las puertas del 2018, Christophe Riblon se despide del ciclismo tras trece temporadas en AG2R-La Mondiale, equipo al que brindó sus victorias en el Tour y en el que dio sus primeras pedaladas como profesional.También franceses y compañeros de Voeckler en el Direct Energie, se retiran el joven Romain Guillemois y el bretón Fabrice Jeandesboz.

Nacido en el 84 -al igual que Jeandesboz- cuelga también la bici Tyler Farrar. Gracias a su habilidad como velocista, el norteamericano del Dimension Data logró levantar victorioso los brazos en Giro, Tour y Vuelta, así como en otras carreras de prestigio, como Eneco Tour o Vattenfall Cyclassics.


Imagen destacada: Tim de Waele

Sprint Final, Virginia Barriuso (@Vicki_BT)

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.