Se presenta un novedoso Tour de Suisse 2018

Aún quedan poco más de tres meses para su disputa, pero el Tour de Suisse ya ha presentado su recorrido para esta próxima edición. Pese a mantener su ya clásica -y a la vez casi inevitable- montaña, el recorrido se presenta novedoso. Entre otros detalles, la que es conocida como la cuarta Gran Vuelta, se recupera la crono por equipos, ausente en la prueba suiza desde 2009. Esto, junto a un recorrido algo más equilibrado que en los últimos años, buscará atraer a más favoritos al cercano Tour de Francia.

La principal novedad llega el primer día, con una crono por equipos de 18 kilómetros en los alrededores de Frauenfeld. Pese a ser buena para los equipos con grandes rodadores, contará con algún repecho que podría trastocar los planes. Un día después, en la misma localidad, se celebrará la segunda etapa, con un nuevo circuito como protagonista. En este caso, se realizarán cuatro vueltas al bucle de 39 kilómetros, con varias pequeñas colinas que deberían reducir el grupo de cara al sprint final.

Una vez fuera de Frauenfeld, serán los municipios de Oberstammheim y Gansignen los encargados de acoger una etapa ideal para puncheurs, que contará con un circuito final -repetido dos veces- y un total de cinco pasos puntuables en la parte final. Esto dará paso a dos etapas para los hombres de la general. La primera de ellas, con un final en Gstaad tras una subida de 2ª categoría y casi 190 kilómetros. La segunda, con un encadenado final uniendo Montana Village -13.5 km al 5.8%- y el irregular Leukerbard -14.1 km al 4.5%-.

La batalla por la general seguirá en los siguientes dos días de competición, aunque la dureza no será la de años anteriores. La sexta jornada contará con los dos puertos más duros de la edición, Furkapass -16.3 km al 6.5%- y Klausenpass -23.3 km al 6.2%-, aunque el terreno llano posterior podría propiciar reagrupamientos antes del ascenso final a Gommiswald -2.8 km al 5.2%-. Como última oportunidad de brillar en la montaña, la antepenúltima etapa un final en el también irregular Arosa -27.7 km al 4.7%-, con un tramo final de entidad.

Un nuevo circuito, el más llevadero de todos, aguardará a los ciclistas un día antes del fin de fiesta. Bellinzona será el lugar escogido para una corta etapa de apenas 120 kilómetros sin grandes dificultades en los 12 kilómetros de cada vuelta. Para terminar, la siempre interesante crono individual de esta carrera, que más de una vez ha cambiado el nombre del ganador. Celebrada también en Bellinzona, su terreno no será el más duro de los vividos estos años, aunque su longitud -34 kilómetros- no favorecerá a los escaladores puros.


Fuente: Tour de Suisse, Cyclingnews y La Flamme Rouge

Imagen destacada: Tour de Suisse

Sprint Final. Eriz Fraile (@ErizFraile)

Comentários no Facebook