Declaraciones Presentación Tour 2018: Chris Froome, Nairo Quintana y Romain Bardet

Tras pocas horas del final de la presentación de la próxima edición del Tour de Francia el foco de todas las miradas y conversaciones en el mundo del ciclismo siguen allí. Se ha presentado el recorrido de la próxima edición de la carrera ciclista más importante del mundo y es obvio que ello centra toda la actualidad del día.

El trazado presentado por los organizadores no ha dejado indiferente a nadie. En general la mayoría de ciclistas hablan de un Tour muy duro, el más duro de los últimos años y, según algunos afirman, de los más exigente de la historia. Además, destaca la variedad de recorrido y oportunidades que presenta. Etapas de todos los tipos, con finales en alto, en llano, en bajada, la tan comentada etapa de pavé con hasta 15 tramos adoquinados…

Oportunidades para todos y dureza extrema. Una edición que parece enfocada al espectador y a acabar con el dominio aplastante de un equipo o corredor permitiendo a todos buscar su chance para sorprender y pelear. Épica, dureza y terrenos espectaculares como cóctel de la futura edición.

Uno de los que tienen la mira puesta en el Tour es el 4 veces ganador Chris Froome. El birtánico del conjunto Sky quiere vencer por quinta vez en la carrera y unirse al selecto club de máximos ganadores del Tour de Francia con 5 ediciones en su haber. Se trata de corredores tan míticos como Anquetil, Mercks, Hinault e Indurain. El corredor ha comentado que es demasiado pronto para hacer una valoración profunda sobre el recorrido.

Es demasiado pronto para dar una opinión, pero no esperaba nada diferente de los organizadores del Tour de Francia. Es una carrera que siempre pone a prueba todos los aspectos del ciclismo. Adoquines, viento, los Alpes, los Pirineos, etapas de montaña realmente duras…

Además, el ciclista de Sky afirma que la primera semana será clave en el devenir de la carrera por el alto grado de nerviosismo y factores externos que afectarán a la carrera como el viento o la lluvia. Con ello deja claro que el Tour debe ganarse en tres semanas de carrera y no solo en la montaña. Como etapas más duras y difíciles el británico ha destacado el día de Roubaix, con sus 15 tramos de pavés, y la etapa con final en Alpe d’Huez tras más de 5000 metros de desnivel positivo. Destaca así los Alpes como la zona de montaña más exigente y decisiva de esta edición por encima de los Pirineos.

Uno de los que se perfilan como posible gran rival de Froome, Nairo Quintana, también ha hecho algunas declaraciones sobre el recorrido. El colombiano admite que es una edición que le gusta pero presenta varias trampas que debe sortear, apoyado en su equipo, si quiere lograr subir al primer lugar del Podium de París.

Como principales escollos ha señalado la primera semana de carrera y la contrarreloj final. En estas etapas afirma, al igual que Froome, que se puede perder un tiempo valiosísimo que más tarde es muy difícil recuperar. Como punto favorable para él, ha situado la gran variedad y cantidad de montaña de la edición.

Es verdad que algunas etapas del norte de Francia son difíciles. He corrido algunas carreras en esta zona y siempre resultan complicadas. Esperamos que con corredores como Benatti, Imanol, Rojas…, que son muy buenos para estas etapas, podamos solventar todas las dificultades apoyándome en ellos. Por lo demás, tiene mucha montaña y variedad, eso me gusta.

Además, el corredor de Movistar ha querido dejar clara una vez más su posición en el equipo como jefe de filas y su intención de ocupar este rol en el próximo Tour de Francia.

Está totalmente confirmado. Siempre ha sido así.

Otro de los grandes rivales de Froome, que también ha estado presente en la presentación, ha querido compartir sus impresiones con la prensa tras conocer el trazado. Se trata de Romain Bardet. El ídolo galo se vuelve a perfilar como rival directo de Froome. El recorrido, a priori, le favorece o al menos favorece las oportunidades para contrarrestar sus debilidades frente al británico. El gran escalador francés y doble podium del Tour quiere acabar con la sequía local que se extiende ya en más de 30 años, tras la victoria de Bernard Hinault en 1985.

Es una carrera muy difícil de prever. La primera semana será importante no ceder tiempo. Una vez pasadas esas complicadísimas primeras etapas y ya en los Alpes será el momento de medirse entre los favoritos. Hay llegadas inéditas, subidas muy cortas, nuevos formatos. Es un Tour difícil de prever y espero poder aprovecharme de eso.

Como vemos coincide con sus rivales en la importancia de la primera semana y apunta al factor sorpresa y nerviosismo como su principal aliado -más allá de la montaña donde debe mostrar su calidad como gran escalador-. Por último, y quién sabe si como declaración de intenciones, ha hecho una mención especial a la famosa etapa corta en los Pirineos. Con 65 kilómetros y 40 de ellos en subida ha sido uno de los Trending Topics tras la presentación.

Con 40 kilómetros de subida, va a ser una etapa que meterá presión a los líderes desde el kilómetro cero. Creo que la altura, combinada con esa distancia tan corta puede provocar diferencias importantes.

Estas son las impresiones de tres de los grandes favoritos a la victoria final en París. Ahora toca recorrer un largo camino hasta junio del año que viene. Será entonces cuando comprobaremos como se traducen estas palabras en pedaladas. También descubriremos quien puede llegar más lejos aprovechando sus virtudes y escondiendo sus defectos en un recorrido tan vistoso y variado como el que ha presentado hoy mismo la ASO.

Fuente: Eurosport

Imagen destacada: www.saintgillescroixdevie.fr

Sprint Final. Adrián Pacheco (@adripache19)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.