Previa Vuelta a España etapa 19 – Escaldes Engordany > Coll de la Gallina

Última jornada de La Vuelta a España 2018 antes del paseo del Madrid y será la etapa reina de esta Vuelta. Tan solo 97 kilómetros por tierras andorranas, que supondrán el broche de oro a la ronda española. Todo lo conseguido en semanas anteriores podría echarse a perder en una etapa sin prácticamente un kilómetro llano.Cuando se presentó el recorrido en enero, estaba prevista una etapa más larga. Sin embargo, la organización ha decidido recortar los pirmeros kilómetros.

De esta manera, acercaron la salida al pie del explosivo Coll de la Comella -2ª; 4.4 km al 8.7%-. En caso de conformarse una fuga, esta solo acogerá a los hombres más fuertes en la escalada. Como hemos dicho, no habrá terreno para el descanso. Posteriormente al primer paso por la Comella, el Col de Beixallis -1ª; 7.1 km al 8.3%- espera al pelotón. Se trata de una ascensión explosiva y de rampas duras. Le sigue Ordino -1ª cat, 9.8 al 7.1%-, más tendido y de mejor carretera. Hace tan solo dos años que el Tour acabó en este puerto, bajo un intenso aguacero y con triunfo de Tom Dumoulin.

En principio, estos primeros puertos tan solo servirán para calentar las piernas. Los movimientos de hombres como Steven Kruijswjk (LottoNL-Jumbo) o Miguel Ángel López (Astana), que quieran intentarlo de lejos deberían esperar hasta el segundo paso por Beixallis. Con un importante desgaste acumulado, si el ritmo ha sido fuerte los equipos estarán muy mermados. Será importante en este punto tener compañeros por delante, pues desde que se corona Beixallis hasta el pie del Coll de la Gallina hay unos 25 kilómetros. En medio, el segundo paso por el Alto de la Comella -3ª cat, 3.6 km al 6.3%-, esta vez por su vertiente más llevadera.

El gran problema para las tácticas arriesgadas es que el Coll de la Gallina -HC; 11.7 km al 8.22%- condiciona mucho posibles ataques de lejos. Una opción podría haber sido la utilización de esta subida como puerto de paso y no como final  de etapa, como en 2015. Precisamente, ese año fue la última vez en la que La Vuelta propuso un recorrido de características similares en Andorra. En ambas ocasiones se ha optado por puertos explosivos, de no más de diez kilómetros, dejando de lado los interminables Cantó o Envalira.

 

Perfiles e imagen destacada: La Vuelta/Unipublic

Comentários no Facebook