Previa 17ª etapa: La Mure – Serre-Chevalier (183 km)

Se acerca el final de uno de los Tour De Francia más ajustado de los últimos tiempos. No cabe duda de que la etapa de hoy podría ser clave para el resultado final, y es que llega el primer día en los Alpes. La jornada de hoy llevará a los ciclistas desde la localidad de La Mure hasta la estación de Serre Chevalier. En el recorrido se encontrán dos colosos: la Croix de Fer y la interminable subida del Galibier (por la vertiente del Télégraphe).

El pelotón partirá de La Mure a las 12:10. Después de superar un pequeño tramo llano, empezarán a subir la primera dificultad de la jornada: el Col d’Ornon (2ª; 5km al 6.7%), que no será más que un aperitivo de lo que está por venir. Tras afrontar la bajada del puerto, el pelotón se irá aproximando a las faldas de la Croix de Fer, donde está situado el sprint intermedio de Allemont.

Con 50 km recorridos el pelotón llegará a Le Verney, localidad que marca el inicio de la ascensión al Col de la Croix de Fer. Una subida Hors Categorie de 24 km y más de una hora de esfuerzo. Aunque la pendiente media es del 5%, la subida tiene varios tramos duros, con porcentajes constantes por encima del 10%. La parte más dura está situada a partir del kilómetro 9 de ascensión y tras superar el primero de los dos descansos. Las rampas tendrán una pendiente media del 9% durante los siguientes 4 kilómetros de ascensión, una zona donde podremos ver los primeros movimientos serios desde lejos.

Puertos y altos 1

Pero al igual que viene sucediendo el el resto de la Grande Boucle los descensos entrañarán un peligro importante. La bajada de la Croix de Fer (de casi 30 kilómetros) está en unas condiciones que no son las más óptimas para la práctica del ciclismo profesional. Muchos aficionados que se han acercado a la zona destacan la presencia de baches ocultos, irregularidades de la carretera y gravilla. Estas deficiencias están siendo arregladas a última hora por la organización y está por ver que papel jugarán.

El descenso conducirá a los corredores al valle de Maurienne, por donde transitarán unos 13 kilómetros por un territorio llano antes de llegar a Saint-Michel-de-Maurienne, donde empieza un coloso con mayúsculas: el Galibier. Este puerto se su por primera vez en 1911 y de aquella algunos lo calificaron de “intento de asesinato”. A pesar de no ser un puerto de grandes pendientes, la longitud y la altura son dos factores a tener muy en cuenta, y más en esta vertiente.

La orgzanización divide el puerto en dos partes: una primera que comprende la subida al Col de Télégraphe (1ª cat, 12 km al 7,1%) y luego el Col del Galibier en sí (HC, 17,7 km al 6,9%), que comienza en la estación de Valloire, tras afrontar un tenue descenso. Durante los primeros 10 km la ascensión no tiene grandes rampas e invita a los ciclistas a gastar. Prueba de esto es la exhibición en 2011 de Thomas Voeckler, quien tirando de plato grande mantuvo las distancias con el grupo de Alberto Contador y Andy Schleck, que se habían distanciado del resto de los favoritos. Al final la crisis le llego al que de aquella era maillot amarillo, cediendo más de minuto y medio con el grupo de los grandes favoritos en la cima.

Puertos y altos 2

Esto nos lleva a la realidad de que el Galibier es un puerto cuya dureza va in crescendo. Tras superar los primeros 10 kilómetros los ciclistas llegarán a la localidad de Plan Lachat. A partir de ahí, en los últimos 8 km de ascensión las rampas dificilmente bajarán del 8%, con kilómetros enteros al 10%. A la pendiente habrá que sumar la gran altitud de más de 2500m que añadirá un punto más de dificultad. Pero la etapa no acaba arriba.

Tras coronar Galibier, los ciclistas deberán superar un terreno descendente de casi 30 km hasta Serre Chevalier. Los primeros 8, unirán la cima del Galibier con el Col du Lautaret. Este tramo es el más técnico del descenso, donde  la carretera estrecha y las curvas favorecen que los más valientes se puedan lanzar en busca de abrir o recortar diferencias. Al llegar al Lautaret, la carretera se vuelve ancha y de mejor piso, por lo que los ciclistas rodarán a velocidades de vértigo. Los últimos 6 kilómetros serán más llanos hasta Serre Chevalier.

En la retina de todos está la ya mencionada etapa de 2011, donde Alberto Contador atacó a pie de puerto a falta de 100 km de meta, poniendo en jaque a favoritos como Cadel Evans o Samuel Sánchez. Finalmente estos consiguieron empalmar en el descenso poniendo fin a la aventura del madrileño.

———–

Imagen destacada: ASO/Tour de Francia

Sprint-Final, Miguel Bouzas, (@migbouzas2502@tovarisch_fofisano)

 

 

 

 

 

Comentários no Facebook