Presentado oficialmente el recorrido del Giro d’Italia 2019

Inicio tranquilo y espectacular traca final. Así podría ser resumido el recorrido del Giro d’Italia 2019 en apenas seis palabras. Como ya se sabía desde hace varias semanas, la carrera saldrá desde la región de Emilia-Romagna, confirmando hoy que la última jornada se disputará por las calles de Verona. Por el camino, cuenta con una primera mitad relativamente sencilla, sin grandes puertos ni exigencias. Una vez pasado el ecuador, la alta montaña hará acto de presencia en casi todos los días hasta la línea de meta final.

Tras la explosiva prólogo-escalada inicial entre el centro de Bologna y San Luca -2.1 km al 9.7%, llegarán las dos primeras oportunidades para los velocistas en Fucecchio y Orbetello, con sendas etapas por encima de los 200 kilómetros. Ya en la cuarta jornada, algún sprinter se podría descolgar de la pelea por el ‘uphill finish’ de Frascati -4.2 km al 4.6%-, si bien tendrá oportunidad de revancha al siguiente día en Terracina. Tras esto, llegaran dos etapas aptas para escapadas triunfantes, con finales de media montaña en San Giovanni Rotondo y L’Aquila.

Con esto, antes del primer día de descanso solo quedará una ‘pestosa’ jornada de 235 kilómetros camino de Pesaro y la previamente anunciada crono larga -35 kilómetros- con un terreno ascendente camino de San Marino -12.2 km al 4.5%-. De manera sorprendente, las siguientes etapas serán completamente llanas, antesala de un decepcionante trazado que rememora la famosa ‘Cuneo-Pinerolo’ de 1949. Sin embargo, esto solo será el inicio, pues la 13ª etapa tendrá el primer final en alto con la llegada al Lago Serrú -20.3 km al 5.9%- tras haber pasado Colle del Lys y Pian de Lupo.

Metidos de lleno en la segunda semana de carrera, no habrá descanso en la alta montaña, pues Courmayeur acogerá una nueva llegada tras una etapa que tiene como principal protagonista la ascensión a Colle San Carlo -10.5 km al 9.8%-. Siendo la más ‘suave’ de este primer bloque montañoso, la 15ª jornada revivirá Il Lombardia, con los cuatro últimos puertos de la carrera (Ghisallo, Sormano -sin muro-, Civiglio y San Fermo) antes de la llegada a Como con 237 kilómetros en las piernas.

Así pues, tras la segunda jornada de descanso, llegará la etapa reina de la carrera, donde el encadenado de Gavia -16.5 km al 8%- y Mortirolo -12.8 km al 10.1%-ocupará gran parte del recorrido que llevará la carrera a Ponte di Legno. Reduciendo la dureza, un nuevo día de 180 kilómetros unirá Commezzadura y Anterselva, lugar al que se llega tras una tendida ascensión -9.6 km al 5.5%-. Para compensar, la 18ª etapa será de nuevo para velocistas, sin grandes puertos y con final en Santa Maria di Sala.

Por si quedara algo por resolver en la general, la organización se vuelve a guardar dos ases bajo la manga para los dos últimos días en lína de la carrera transalpina. Primero, con una etapa ‘unipuerto’ que llevará a los corredores hasta San Martino di Castrozza -13.6 km al 5.6%-. Y el antepenúltimo día con una nueva etapa que roza el doble centenar de kilómetros y supera los 5.000 metros de desnivel camino de Monte Avena -13.5 km al 6.3%-. Por último, el fin de fiesta será una crono de 15 kilómetros en Verona, con la subida a Torricelle -4.5 km al 4.6%- en su parte central.


Fuente: Giro d’Italia/RCS Sport

Imagen destacada y perfiles: Giro d’Italia/RCS Sport

Sprint Final. Eriz Fraile (@ErizFraile)

Comentários no Facebook