¿Cómo prepara Sky la próxima temporada?

De todo el mundo ciclista es conocido que el Team Sky es el equipo que tiene mayor presupuesto, mejores ciclistas y mayores éxitos, pero no solo lo demuestra en las carreras en las que compite sino que también hace alarde en su preparación.

La semana pasada, el equipo en sus redes sociales nos podía dejar entrever como terminaban la actual temporada después de la última carrera World Tour en Guangxi (China) y afinaban los últimos detalles preparativos para la próxima temporada. Fue durante el training camp en la ciudad de Manchester en un auténtico cuartel general dotado de material de última generación a la altura de este gran equipo. Para celebrar la exitosa temporada en la que Chris Froome logró el doblete Tour-Vuelta, las importantes victorias de otros ciclistas y que el equipo finalizó en lo más alto del UCI World Tour Ranking, realizaron la tradicional cena de final de temporada y repartieron los diferentes premios entre los integrantes del equipo y staff técnico.

Ya manos a la obra, los ciclistas se sometieron a ejercicios de compensación en el gimnasio. Estiramientos de toda la cadena posterior de la columna vertebral, estiramientos de las extremidades inferiores y otros trabajos junto a los fisioterapeutas y preparadores físicos del equipo. Cabe recordar que los ciclistas se someten muchas horas encima de la bicicleta en una posición muy erguida que puede desencadenar lesiones musculares y estructurales. Para empezar a preparar el 2018, los ciclistas se sometieron a las típicas pruebas iniciales de valoración como son el pesaje, tallaje y electrocardiograma para descartar cualquier anomalía en el motor del corredor.

Los ciclistas también pasaron por el laboratorio nutricionista para marcar las pautas  alimentarias tanto en el período de entrenamientos como en el previo a la competición, ya que durante las carreras, los propios nutricionistas y cocineros del equipo determinan el tipo de alimento y las cantidades que tienen que consumir. Con todos estos aspectos ya determinados, los directores de equipo, entrenadores y preparadores físicos se pusieron manos a la obra para programar el calendario individual de competiciones de cada ciclista sin dar ninguna información a los aficionados de cualquier detalle, solo sabemos que Chris Froome irá a por el quinto Tour de Francia.

Mientras los altos cargos del equipo gestionaban la planificación, llegaba el momento de ponerse encima de la bicicleta. Los médicos del equipo y mecánicos se reunían con cada ciclista para hacer un escaneo de la posición que tenían que adoptar en las pruebas contrarreloj. A oscuras y con el escáner, la pantalla del ordenador sacaba las zonas en formato 3D mediante zona térmica y podía dar una pista a los expertos biomecánicos de los errores a pulir para arañar segundos en la prueba contra el tiempo. A partir de las valoraciones y todos los detalles evaluados, tan sólo queda el trabajo más importante de los ciclistas, recuperarse y descansar bien durante unos días y empezar a entrenar con los objetivos de 2018 entre ceja y ceja. Sólo sus piernas y cumpliendo con todo lo marcado por los preparadores del equipo, van a lograr las victorias tan importantes que el Team Sky ha logrado en los últimos años.

 

Fotografía: Russ Ellis

Sprint Final, Jaume Colomines (@jaumecolomines, @jaume_colomines)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.