Posible regreso de Vincenzo Nibali a la Vuelta a España 2017

Hace dos días, en la presentación de la Vuelta a España 2017, Joaquim Rodríguez subió al escenario para comentar algunas etapas y su nuevo desempeño en el equipo Bahrain-Merida. Entre sus declaraciones dejó caer la posibilidad de que Vincenzo Nibali vuelva a la próxima edición de la Vuelta, ya que hay etapas que se adaptan a sus características.

El ciclista italiano logró su primera victoria en una Gran Vuelta precisamente en la Vuelta a España 2010, para en 2013 quedar segundo por detrás de Chris Horner. Su última participación fue en 2015, edición en la que fue expulsado de la carrera por agarrarse a su coche de equipo, en la que quizá es la acción más polémica de su trayectoria.

No es algo que descartamos. Vamos a ver cómo se desenvuelve en el Giro 100, que es el objetivo número uno para el equipo. El recorrido se adapta a él y hay un final en Messina, su ciudad natal. Creo que podría encajar bien en su programación hacer Giro y Vuelta. La contrarreloj de Logroño le iría muy bien porque es larga y técnica y además hay etapas de montaña idóneas a sus características.

Por otro lado, Joaquim Rodríguez desmintió que la posibilidad de volver a correr la Vuelta a España venga impulsado por los hechos que ocurrieron en 2015 o por la inclusión de L’Angliru en el recorrido. Precisamente, en el puerto asturiano fue donde, después de ganar el Giro y liderar durante gran parte de la Vuelta 2013, perdió definitivamente la carrera en favor del veterano Chris Horner.

Vincenzo es un tipo muy duro mentalmente y no creo que se remonta tanto al pasado. Va a estudiar el recorrido de la Vuelta y qué posibilidades tiene de ganar, eso es todo.

En cuanto a la tercera etapa de la Vuelta que termina en Andorra la Vella, la ciudad donde reside, Joaquim Rodríguez coincidió que es la más decisiva de la primera semana. Con salida en Prades (Francia), deberán pasar el Col de la Perche -1ª- de salida; para en la parte final encadenar el Col de la Rabassa -1ª- y el Col de la Comella -2ª-, antes de afrontar el descenso que les dejará en la capital del principado.

Es una etapa que termina con un descenso, pero que es más difícil de lo que parece. Llegando tan temprano, puede ser perjudicial y va a iniciar el proceso de decidir quién pierde. Es un poco extraño que esa etapa no tenga un final en alto, pero es el primer contacto real con las altas montañas. La Rabassa, de primera categoría, es muy dura, y la Comella, pese a su escaso kilometraje es extremadamente difícil. Afortunadamente, ambos descensos son buenos y seguros, pero más de un ciclista de los favoritos podría encontrarse en problemas.

 

Fuente: Cyclingnews

Fotografía: Bettini Photo

Sprint Final, Jaume Colomines (@jaumecolomines, @jaume_colomines)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.