Paris-Roubaix – Greg van Avermaet cierra su primavera de manera gloriosa

Segundo domingo del mes de abril. Cita obligada para cualquier aficionado al ciclismo que se precie. La Paris-Roubaix había llegado y se preveía una gran lucha por alzar el adoquín al cielo en la carrera de despedida de una de las leyendas del pavé, Tom Boonen. Sin grandes cambios respecto a otros años, los corredores tenían por delante 257 kilómetros entre Compiègne y el velódromo de Roubaix. Tras no poder vencer la semana pasada en casa, Greg van Avermaet (BMC) se ha llevado el primer Monumento de su carrera.

Nada más arrancar la prueba, han comenzado a producirse los primeros ataques de la jornada. La primera de las posibles fugas a tener en cuenta ha sido bastantes numerosa, si bien ha sido neutralizada uno 15 kilómetros después por un pelotón que veía a ciclistas de equipos importantes infiltrados. Finalmente, muy cerca de entrar en el primer tramo adoquinado -km. 97-, un pequeño grupo de 3 corredores ha abierto hueco y se ha erigido como escapada del día: Yannick Martinez (Delko-Marseille Provence-KTM), Jelle Wallays (Lotto-Soudal) y Mickaël Delage (FDJ).

Por detrás, no había problemas en la entrada del primer sector empedrado. Sin embargo, como suele ocurrir al estar el pelotón totalmente agrupado, se han ido sucediendo las caídas; viéndose implicados en ellas John Degenkolb (Trek-Segafredo) y Luke Durbridge (Orica-Scott), entre otros. En la fuga, que tenía menos de 1′ de ventaja, Yannick Martinez (Delko-Marseille Provence-KTM) no aguantaba el ritmo y dejaba a un dueto en cabeza.

Pasaban los kilómetros, y el nerviosismo iba en aumento al estar cada vez más cerca del primer sector de 5 estrellas, el Trouée d’Arenberg -a 95 km de meta-. Cuando parecía que la fuga iba a ser eliminada, el pelotón levantaba ligeramente el pie, algo que permitía a Stijn Vandenbergh (AG2R-La Mondiale) entrar en la escapada.  En las caídas y problemas que se seguían produciendo, se veían involucrados corredores de renombre; como Greg van Avermaet (BMC) e Ian Stannard (Sky) -que continuaban sin problemas- y dos de los guardaespaldas de Tommeke, Niki Terpstra e Yves Lampaert (QuickStep Floors) -que se quedaban cortados-.

Y en el último tramo antes de la puerta del infierno, Greg van Avermaet (BMC) se veía involucrado en una nueva montonera, teniendo que volver a luchar en solitario por contactar con el grupo de favoritos, del que se encontraba a 50″ a la hora de retomar la marcha. Y con el belga cortado, se pasaba el Trouée d’Arenberg. En él, el reducidísimo pelotón se quedaba más o menos como estaba, mientras que el campéon olímpico aún no había entrado en ese grupo. Por otro lado, Mickaël Delage (FDJ) no aguantaba el ritmo y desaparecía de la fuga -a 20″ del gran grupo-.

Tras esto -a 80 km de meta-, se sucedieron los ataques en ese grupo, consiguiendo Sylvain Chavanel (Direct Energie) colocarse en cabeza de carrera. Sin embargo, Trek-Segafredo comenzaba a imponer un fuerte ritmo poco después, logrando neutralizar la fuga y romper el grupo. Aprovechando el momento, y por sorpresa, Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) saltaba junto a su compañero Maciej Bodnar, Daniel Oss (BMC) y Jasper Stuyven (Trek-Segafredo). De repente, estos dos últimos corredores se quedaban solos en cabeza tras un pinchazo del campeón del mundo.

Una vez reagrupados los favoritos, se ha producido un pequeño parón, ascendiendo la renta del dúo cabecero hasta los 40″ a falta de 64 kilómetros. Pese a que alguno de los integrantes de ese grupo de favoritos intentaba atacar, al poco tiempo eran neutralizados, mientras seguían pasando a velocidad endiablada por los tramos adoquinados. En cada uno de esos sectores, Daniel Oss (BMC) distanciaba a Jasper Stuyven (Trek-Segafredo), aunque el belga contactaba con facilidad una vez entraban en el asfalto.

Tras atacar unos kilómetros antes; Dimitri Claeys (Cofidis), Gianni Moscon (Sky) y Jurgen Roelandts (Lotto-Soudal) contactaban con la cabeza de carrera tras el paso por el segundo sector de 5 estrellas, Mons en Pevele -a 45 km de meta-. Por detrás, a unos 30″, Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) volvía a mover el árbol en el pelotón dejándolo en tan solo 10 integrantes, estando los grandes favoritos entre ellos. A falta de 40 kilómetros, este grupo de favoritos lograba unificarse con los escapados, ocurriendo un ataque sin trascendencia de Zdenek Stybar (QuickStep Floors).

Y en un nuevo momento de indecisión, Daniel Oss (BMC) se volvía a escapar, esta vez en solitario, con Zdenek Stybar (QuickStep Floors), Sebastian Langeveld (Cannondale-Drapac) y Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) lanzando un nuevo ataque a falta de 35 kilómetros de meta y erigiéndose como grupo perseguidor. Y como ya ocurrió anteriormente, Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) volvía a tener que cambiar de ruedo, perdiendo esta vez mucho tiempo y quedando por detrás del grupo de favoritos.

Casi al mismo tiempo, parte de ese grupo contactaba con los ex-acompañantes del portador del arcobaleno: Gianni Moscon (Sky), Jurgen Roelandts (Lotto-Soudal), Jasper Stuyven (Trek-Segafredo) y Greg van Avermaet (BMC). Este grupo perseguidor, lograba endosarle al grupo de Tom Boonen (QuickStep Floors) -y más tarde de Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) 40″ a falta de 30 kilómetros. Por otro lado, un tercer gran grupo -con Kristoff (Katusha-Alpecin) entre sus integrantes- se unía de manera sorpresiva a ese segundo mini-pelotón.

A falta de 25 kilómetros, y con solo 5 tramos de adoquín por delante, el primero de los grupos cazaba a Daniel Oss (BMC), mientras el siguiente grupo lograba reducir poco a poco la diferencia gracias al trabajo de Marcus Burghardt (Bora-Hansgrohe) en favor de su líder. En el siguiente tramo -Champin en Pevele; a 19 km-, Sebastian Langeveld (Cannondale-Drapac) era el encargado de acelerar el ritmo en cabeza, mientras Tom Boonene (QuickStep Floors) hacía lo propio en el segundo grupo -a 40″-, con un Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) que ya iba un poco justo.

Y llegaba el Carrefour de l’Arbre -a 17 km-. Como era de esperar, ambos grupos se rompían por completo, y en ambos casos se formaban dos tercetos. En cabeza, Greg van Avermaet (BMC), Zdenek Stybar (QuickStep Floors) y Sebastian Langeveld (Cannondale-Drapac). En el segundo grupo -a 30″- los que abrían hueco eran Tom Boonen (QuickStep Floors), John Degenkolb (Trek-Segafredo) y Oliver Naesen (AG2R-La Mondiale). Por su parte, tras este último gran tramo del Infierno del Norte, Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) decía definitivamente adiós a la carrera.

Finalmente, y sin muchos movimientos en ninguno de los focos importantes de la carrera, parecía el trió cabecero que había salido del Carrefour de l’Arbre se jugaría la victoria. Sin embargo, el parón una vez dentro del velódromo permitía a los dos perseguidores, Gianni Moscon (Sky) y Jasper Stuyven (Trek-Segafredo) contactar con ellos. Sin embargo, ha sido uno de los tres que se encontraban en cabeza en un principio quien se ha impuesto, pues Greg van Avermaet (BMC) ha sido el más rápido en el sprint por delante de Zdenek Stybar (QuickStep Floors) y Sebastian Langeveld (Cannondale-Drapac).

CLASIFICACIÓN

  1. Greg van Avermaet (BMC) 5h 41′ 07″
  2. Zdenek Stybar (QST) m.t.
  3. Sebastian Langeveld (CDT) m.t.
  4. Jasper Stuyven (TFS) m.t.
  5. Gianni Moscon (SKY) m.t.
  6. Arnaud Démare (FDJ) +0’12”
  7. André Greipel (LTS) +0’12”
  8. Edward Theuns (TFS) +0’12”
  9. Adrien Petit (DEN) +0’12”
  10. John Degenkolb (TFS) +0’12”

Imagen destacada: ASO/Paris-Roubaix

Sprint Final. Eriz Fraile (@TxoriTorete1197)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.