París-Roubaix 2018 – Peter Sagan entra en la historia de Roubaix logrando su primer adoquín

Uno de los días más esperados del año para ciclistas y espectadores llegaba con la celebración de la París-Roubaix, el tercer Monumento del año y la carrera que pone fin a las clásicas de adoquines antes de emprender las Ardenas. El tradicional recorrido de 257 kilómetros entre Compiègne y Roubaix tenía por delante 29 tramos de pavé a partir del kilómetro 93’5 c0n el paso por Troisvilles a Inchy y finalizando en el velódromo de Roubaix. Tramos como el Trouée d’Arenberg, Mons-en-Pevelè o Carrefour de l’Arbre serán claves por su gran dureza.

Una vez finalizó el tramo neutralizado, el ritmo de la carrera empezó a subir y se intentaron los primeros ataques para formar la escapada. Progresivamente, iban pasando los kilómetros y diferentes ciclistas del pelotón saltaban de él en búsqueda de coger las primeras diferencias de la jornada. El grupo estaba compuesto por Sven Erik Bystrøm (UAE Team Emirates), Silvan Dillier (AG2R La Mondiale), Marc Soler (Movistar Team), Ludovic Robeet (WB Aqua Protect Veranclassic), Jimmy Duquennoy (WB Aqua Protect Veranclassic) y Jelle Wallays (Lotto Soudal), que con 50 kilómetros recorridos cogían 1’50” de ventaja. Más tarde, se les unían Geoffrey Soupe (Cofidis), Gatis Smukulis (Delko Marseille Provence KTM) y Jay Robert Thomson (Dimension Data) y llegaban a unos 10 kilómetros antes del primer tramo de adoquín con 8’10” de adelanto con respecto el pelotón.

Los diferentes equipos que componían el gran grupo, empezaban a buscar la mejor posición para llegar a las piedras de la mejor manera posible. Casi con el primer tramo adoquinado a la vuelta de la esquina, se producía una montonera que dejaba a Stefan Küng (BMC) fuera de la carrera y algún corte, aunque rápidamente se volvía a la normalidad. Nélson Oliveira (Movistar) también sufría una caída de una forma extraña y se aquejaba de la clavícula, obligándole a abandonar. Los 9 ciclistas de cabeza llegaban al tramo de Troisvilles à Inchy con 7’57” de ventaja. Cuando el gran grupo pasaba por el mismo sector, se producía otra caída que volvía a romper en dos la larga fila de ciclistas. A raíz de esto, veíamos como ciclistas de la talla de Oliver Naesen (AG2R La Mondiale), Gianni Moscon (Sky), Arnaud Démare (Groupama-FDJ) o Alexander Kristoff (UAE Team Emirates) quedaban atrasados y tendrían que pelear por volver al seno del pelotón. Iban pasando los sectores empedrados y la ventaja que tenían los 9 líderes de la carrera iba descendiendo gracias al trabajo que hacía Quick Step Floors al entrar en primera posición a los adoquines.

Cuando quedaban aproximadamente 100 kilómetros para el final, Tony Martin (Katusha-Alpecin) intentaba con el ataque acelerar el ritmo de los hombres del segundo grupo. Con este ritmo endiablado del gran grupo se llegaba al crucial Trouée d’Arenberg donde los 9 ciclistas que encabezaban la carrera solo disfrutaban de 1’10” de ventaja sobre un pelotón donde quedaban apenas 50 unidades. Marcus Burghardt (Bora-Hansgrohe) se ponía tirar para su líder Peter Sagan (Bora-Hansgrohe), pero era Philippe Gilbert (Quick Step Floors) junto a Mike Teunissen (Sunweb) los que abrían un hueco de 20″ aproximadamente. Daniel Oss (Bora-Hansgrohe) se ponía a trabajar para cerrar este espacio peligroso que quedaba entre los grupos perseguidores. Nils Politt (Katusha-Alpecin) lograba contactar con los dos ciclistas que anteriormente habían lanzado el ataque y después también llegaba Jean Pierre Drucker (BMC). Mientras tanto en la parte frontal de la carrera, el grupo que lideraba la carrera perdía integrantes y se quedaba tan solo conSven Erik Bystrøm (UAE Team Emirates), Jelle Wallays (Lotto Soudal), Silvan Dillier (AG2R La Mondiale), Gatis Smukulis (Delko Marseille Provence KTM) y Marc Soler (Movistar Team).

El trabajo que realizaba Daniel Oss (Bora-Hansgrohe) surgía efecto y lograba neutralizar el grupo de Philippe Gilbert (Quick Step Floors). Cuando quedaban 75 kilómetros para el final, Zdenek Stybar (Quick Step Floors), que viajaba en el grupo de favoritos, se iba en solitario hacia adelante sin ser perseguido por ninguno de los favoritos. Marc Soler (Movistar), que se había descolgado de la fuga, se soldaba a la rueda del ciclista checo. Los cuatro líderes de la carrera llegaban al sector de Beuvry-la-Forêt à Orchies con 25″ de ventaja sobre Zdenek Stybar (Quick Step Floors), que ya había descolgado a Marc Soler (Movistar) y 44″ sobre el grupo de favoritos cuando restaban 63 kilómetros para el final. En este tramo de pavé, solo quedaban Silvan Dillier (AG2R La Mondiale), Sven Erik Bystrøm (UAE Team Emirates) y Jelle Wallays (Lotto Soudal) de la escapada inicial. El corredor checo de Quick Step Floors, Zdenek Stybar, podía ser al fin neutralizado por los hombres del Bora-Hansgrohe que estaban marcando el ritmo en el grupo de favoritos. A 55 kilómetros para el final, Greg Van Avermaet (BMC) saltaba del grupo principal pero sus más inmediatos perseguidores estaban bien atentos para echar abajo el intento del belga. Al cabo de unos metros, lo intentaba Peter Sagan (Bora-Hansgrohe), que poco a poco iba abriendo hueco con los hombres de atrás y entraba al tramo adoquinado de Auchy-lez-Orchies a Bersée en solitario. Su fuerte ritmo le permitía contactar con los tres hombres que quedaban de la escapada.

En el sector de Mons-en-Pévele, Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) seguía con un ritmo imperial abriendo diferencias con el grupo de favoritos y se quedaba con solo Silvan Dillier (AG2R La Mondiale) y Jelle Wallays (Lotto Soudal) al frente de la carrera. Jasper Stuyven (Trek.Segafredo) y Wout Van Aert (Veranda’s Willems-Crelan) eran los principales perseguidores, mientras que Niki Terpstra (Quick Step Floors) también alteraba el grupo principal uniéndose a los dos anteriormente citados y Sep Vanmarcke (EF-Drapac). Greg Van Avermaet (BMC) y Taylor Phinney (EF-Drapac) también conseguían llegar al primer grupo perseguidor que se quedaba a 52″ a falta de 40 kilómetros. Iban pasando los kilómetros y la diferencia se mantenía en un 1’11” de diferencia al paso por Cysoing à Bourghelles, donde Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) se llevaba consigo a Silvan Dillier (AG2R La Mondiale). El eslovaco no podía dejar atrás al suizo ni en el sector del Carrefour de l’Arbre, uno de los tramos más decisivos y difíciles del recorrido. Menos de 10 kilómetros para el final y ambos habían visto su tiempo ventajoso reducido a 47″ pero la lucha por la victoria entre ambos era previsible.

En el grupo perseguidor se intentaba acelerar el ritmo para descolgar a posibles rivales que optasen a la tercera plaza del podio. Llegaban los últimos kilómetros decisivos para Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) y Silvan Dillier (AG2R La Mondiale), que entraban al último tramo adoquinado de Roubaix pegados a rueda y a 1′ de sus perseguidores. Ambos entraban en el velódromo de Roubaix donde tendrían que dar una vuelta completa antes de batirse en duelo por la victoria. Sin lugar a la sorpresa, Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) se imponía al suizo Silvan Dillier (AG2R La Mondiale) con una exhibición de fuerza final. El ciclista de AG2R La Mondiale veía recompensada su gran actuación en la carrera con un lugar en el podio, mientras que Niki Terpstra (Quick Step Floors) llegaba en tercera posición tras haberse escapado de sus rivales anteriormente.

CLASIFICACIÓN DE PARÍS-ROUBAIX 2018

  1. Peter Sagan (BOH) 5h 54′ 06″
  2. Silvan Dillier (ALM) m.t.
  3. Niki Terpstra (QST) +57″
  4. Greg Van Avermaet (BMC) +1’34”
  5. Jasper Stuyven (TFS) m.t.
  6. Sep Vanmarcke (EFD) m.t.
  7. Nils Politt (TKA) +2’31”
  8. Taylor Phinney (EFD) m.t.
  9. Zdenek Stybar (QST) m.t.
  10. Jens Debusschere (LTS) m.t.

Fotografía: France 3 TV

Sprint Final, Jaume Colomines (@jaumecolomines, @jaume_colomines)

Comentários no Facebook