Opinión: ¿Por qué no se siguen las clasificaciones UCI?

La UCI tiene una gran problema con sus clasificaciones. Desde que en el 2005 se establecieron las nuevas clasificaciones no ha logrado que tengan la importancia y prestigio que deberían tener.

Antes de esa fecha también existían clasificaciones “olvidadas” pero al menos la de la Copa del Mundo tenía prestigio por lo que los corredores competían por ella. Solo eran unas 10 pruebas y en agosto aún faltaban la mitad de ellas por disputarse. Eso era aliciente más que suficiente para participar en ellas ya que disputarlas merecía la pena, además para ganar la clasificación había que acabar más de la mitad de ellas por lo que no valía con participar en unas pocas carreras. Que hubiese un maillot distintivo aceptado por todos también daba prestigio al ser un reclamo publicitario. El maillot UCI ProTour nunca llegó a ser aceptado y solo fue motivo de conflictos.

Las clasificaciones por equipos también daban un acceso más fácil para subir de categoría, cosa que hoy es prácticamente imposible, hoy solo da un poco de prestigio y a veces ni eso. Las clasificaciones por naciones al menos aún siguen valiendo para las cuotas de mundiales, juegos olímpicos y otras carreras por naciones aunque se complique un poco el sistema con los circuitos continentales y clasificaciones por naciones sub-23 y junior.

Hoy en día, tras el Tour de Francia ya se han adjudicado la mayoría de puntos para optar a ganar la clasificación y solo si se está muy cerca puede haber cambios como los que hicieron que Alejandro Valverde, Joaquim Rodríguez o Peter Sagan se hiciesen con esa clasificación al obtener puntos en las últimas pruebas y mas por “casualidad” que por una disputa real. De las clasificaciones continentales o por equipos ni hablamos -¿alguien ha reconocido en alguna carrera el maillot blanco del líder de un circuito continental?- ya que su importancia es muy reducida al no tener ningún aliciente mas que para que algún equipo pueda conseguir algún patrocinio o algún corredor fichar por un equipo mas potente.

En el UCI WorldTour femenino hubo opciones reales para disputar  la clasificación al haber menos carreras y disputarse 3 de ellas seguidas y no hubo lucha por ella.

Además ¿alguien se ha dado cuenta que desde el 2016 pueden entrar corredores de equipos WorldTour en las clasificaciones continentales pero no los equipos? Greg Van Avermaet ganó el UCI America Tour 2016 al ganar la prueba olímpica en ruta de Río de Janeiro y Mark Cavendish ganó el UCI  Asia Tour 2016 al ser segundo en Mundial de Doha.

Y no hablemos de la clasificación UCI World Ranking, global de todas las carreras recuperada en 2016… Si seguir la clasificación UCI WorldTour es un lío, y ni los profesionales la siguen, de esa ya ni hablemos.

Obviamente las Grandes Vueltas, Monumentos… deben tener más importancia que las clasificaciones pero eso también pasa en el tenis con los Grand Slams y otros torneos que tienen más importancia que la clasificación ATP y sin embargo esa clasificación tenística tiene prestigio y con unos baremos de puntuación tampoco nada fáciles de seguir. La UCI en 2016 imitó el “modelo ATP” y en la mencionada clasificación UCI World Ranking se tiene en cuenta las puntuaciones de las últimas 52 semanas pudiendo perder puntos en caso de no igualar el resultado de la misma carrera del año anterior. Tampoco parece que haya valido de mucho la incorporación de esa nueva clasificación -al estilo Ranking UCI pero reformada- más que para complicar aún más las cosas.

Y aquí llega la gran pregunta ¿como conseguir que estas clasificaciones tengan prestigio y haya cierta lucha por ellas? Siguiendo con el ejemplo del tenis y su ATP World Tour Finals (antigua Copa de Maestros) se podría crear una carrera de participación obligatoria que incluya a los mejores de cada clasificación (por ejemplo los 10 mejores del UCI WorldTour y UCI World Ranking y 3 mejores de cada circuito Continental) con grandes premios solo por participar en ella. Esta se podría hacer en el circuito mundialista dando unas pocas vueltas al mismo (4 ó 5). Incluso, para aumentar el aliciente, con varios eliminados por vuelta; cada vuelta más puntos y más dinero. El ganador obtendría un suculento premio dinerario además de muchos puntos para sus clasificaciones. Obviamente el ganador de las clasificaciones también tendría premio económico por lo que si ganase esta prueba podría obtener doble premio si obtuviese los suficientes puntos como para ganar su clasificación. Para los equipos se podría crear un formato similar a las Hammer Series.

¿Greg Van Avermaet ha sido el mejor de la temporada? ¿Anna Van der Breggen y Annemiek Van Vleuten las mejores ciclistas femeninas? ¿Sky y Boels-Dolmans los mejores equipos? seguramente sí, ¿pero… van a aumentar sus ingresos y prestigio gracias a ganar estas clasificaciones? Por si fuera poco ¿donde metemos a los ganadores continentales Willem Jakobus Smith, Serghei Tvetcov, Mauricio Ortega, Nacer Bouhanni y Lucas Hamilton y los equipos ganadores de los circuitos? ¿han tenido algún reconocimiento o les vale para algo?

Muchas preguntas que aún la UCI no ha logrado resolver adecuadamente, se han reformado criterios de puntuación pero no se ha abordado lo importante que es conseguir que las clasificaciones tengan prestigio para así obtener ingresos. Si David Lappartient, nuevo presidente de la UCI, se metiese en este asunto tiene mucho trabajo por hacer.

—————

Imagen destacada: UCI

Sprint Final. Ibai Lara (@ibai_lara)

Comentários no Facebook