Oliver Naesen, esperanzado con brillar en el Tour de Flandes

Su tercer puesto en E3-Harelbeke no es fruto de la casualidad. Su regularidad le avala: séptimo en Omloop Het Nieuwsblad, octavo en Kuurne-Bruselas-Kuurne y sexto en Dwars door Vlaanderen. Son los prometedores resultados que Oliver Naesen acumula en lo que lleva de campaña, su primera con el equipo francés AG2R-La Mondiale. Gran inicio de temporada para el joven de Oostende, que en su tercer año como profesional ha defendido con solvencia sus credenciales como clasicómano.

Naesen aspira a ser profeta en Bélgica, su tierra. Allá donde el ciclismo es religión, donde los bergs, los muur, y el pavés no sólo son temidos, también venerados. Tal vez por ello, porque son parte de su paisaje, de su día a día, eran tres ciclistas, y los tres belgas, los que se jugaron la victoria en la pasada E3 Harelbeke. Y allí estaba Oliver Naesen, viéndose superado únicamente por dos colosos de la bicicleta: el ex-campeón del mundo Philippe Gilbert y el vigente campeón olímpico Greg Van Avermaet, vencedor final de la prueba.

Si me termino jugando una carrera con otros dos hombres, y uno de ellos es Greg, entonces ese tercero seguro que no gana.

De esta forma bromeaba el joven a finales del año pasado, presagio de lo que unos meses más tarde sucedería en la meta de Harelbeke. Y es que Naesen y Van Avermaet comparten amistad y también entrenamientos. Y como siempre ocurre en esos entrenos, el corredor del AG2R nunca ha podido batir al del BMC en un sprint. Tampoco pudo en E3 Harebelke. “La racha de derrotas continúa“- apostillaba con humor tras la carrera. Sabiéndose inferior a los rivales con los que se disputó la victoria, el tercer puesto dejó más que satisfecho al joven de veintiséis años.

Cuando estás adelante con esos dos tipos, sabes que es algo muy grande.

Aunque el triunfo se le resiste por el momento, su regularidad en las clásicas belgas permite augurar un gran futuro a Oliver Naesen, que se convirtió en profesional con el conjunto Topsport-Vlaanderen en 2015. Su debut en el WorldTour no se produciría hasta un año más tarde, cuando fichó por el equipo IAM, consiguiendo la victoria en la Bretagne Classic Ouest France y un meritorio segundo puesto en el Eneco Tour, sólo superado por Niki Terpstra.

En relación a sus siguientes objetivos, y aunque reconoce que la Paris-Roubaix se adapta más a sus características – fue 13º en 2016-, Naesen no oculta la esperanza de poder lograr un buen resultado en el Tour de Flandes, que se disputa el próximo domingo 2 de abril.

Sólo deseo estar nuevamente entre los cinco o diez primeros. Tengo la sensación de que es mi lugar. Terminar tercero en E3 Harebelke fue superior a mis expectativas, pero si estás entre los diez mejores al principio, entonces todo es posible. Es lo que siempre digo: eso es lo divertido de este tipo de carreras.

Fuente: Cyclingnews

Imagen destacada: Tim de Waele

Sprint Final, Virginia Barriuso (@Vicki_BT)

Comentários no Facebook