Mundiales Bergen 2017 Ruta Masculina – Peter Sagan logra su tercer arcoíris en un ajustado sprint

Y al fin llegó el día grande. Esa jornada que muchos ciclistas se pasan un año -esta vez algo menos- esperando. A eso de las 10 de la mañana, un pelotón de 196 ciclistas tomaba la salida en Rong, al norte de Bergen. 267 kilómetros después, y habiendo realizado 12 vueltas al circuito de Bergen con Salmon Hill -1.5 km al 6.4%- como punto determinante, se repartiría un nuevo arcobaleno. Por escasos centímetros, Peter Sagan (Eslovaquia) se imponía al sprint y hacía historia con su tercer oro consecutivo.

Como era de esperar, la fuga no ha costado mucho que se formara. Dando libertad a los primeros atacantes, un grupo de 10 corredores ha logrado formar la primera escapada del día: Conor Dunne (Irlanda), Sean McKenna (Irlanda), Alexey Vermeulen (Australia), Jakobus Smit (Sudáfrica), Salaheddine Mraouni (Marruecos), Andrey Amador (Costa Rica), Kim Magnusson (Suecia), Elchin Asadov (Azerbaiyán), Matti Manninen (Finlandia) y Eugert Zhupa (Albania).

Con el pelotón sin imponer aún un ritmo real de competición, se concluía el tramo de enlace para entrar en el circuito -km 40-. En ese punto, la renta de los escapados se había ido ya a los 10′ 30″, mientras República Checa comandaba el gran grupo. Sin grandes cambios -solo la incorporación de Bélgica a las primeras plazas-, la ventaja se fue reduciendo poco a poco, situándose en alrededor de 6’30” cuando aún restaban 10 vueltas para decidir el arcobaleno -km 76-.

Con este panorama, durante el inicio quinta vuelta -km 115- se veía la primera baja en la fuga, con  Matti Manninen (Finlandia) cuando su renta aún estaba por encima de los 4’30”. Se llegaba así pues al ecuador de las 12 vueltas -que no de la prueba- con una renta 3’06” gracias al trabajo realizado por Julien Vermote (Bélgica). Y en ese momento se producía el primer ataque desde el pelotón, pues Maxim Belkov (Rusia) lograba unos metros de ventaja tras pasar por meta.

En la siguiente de las ascensiones a Salmon Hill -km 161-, eran Eugert Zhupa (Albania), Salaheddine Mraouni (Marruecos) y Elchin Asadov (Azerbaiyán) quienes decían adiós a sus seis compañeros de aventura. Con el pelotón ya muy cerca, Jakobus Smit (Sudáfrica) buscaba más protagonismo y se iba solo en Salmon Hill -km 180-, antes de reagruparse la carrera durante el descenso. De esta manera, a falta de 4 giros, la carrera comenzaba a coger ritmo mundialista.

Ahí comenzaban los ataques de las selecciones grandes; con Francia, Italia y Bélgica como principales animadores. Tras un ataque de Marco Haller (Austria) en el repecho, se formaba un nuevo grupo cabecero, esta vez con ocho integrantes: David de la Cruz (España), Lars Boom (Países Bajos), Tim Wellens (Bélgica), Alessandro de Marchi (Italia), Jarlinson Pantano (Colombia), Odd Christian Eiking (Noruega) y Jack Haigh (Australia). Al final de la vuelta, tenían una ventaja de 44″ respecto al pelotón liderado por Polonia.

Con un paso tranquilo por Salmon Hill, con Tim Wellens (Bélgica) a la cabeza; el pelotón seguía a una distancia similar con Francia y Polonia repartiéndose el trabajo. Por su parte, Nils Politt (Alemania) atacaba desde el pelotón a 45 kilómetros de meta. Al paso por meta -km 229-, con dos giros por delante, el alemán se encontraba a 20″ de los líderes y 15″ por delante del pelotón. Como era de esperar, el corredor germano era neutralizado según comenzaba la zona de repechos.

En esos momentos volvía a haber una nueva oleada de ataques en el gran grupo, aunque sin lograr nadie abrir hueco. Entre los grandes atacantes aparecía Tom Dumoulin (Países Bajos), que reducía el pelotón a una veintena de ciclistas en Salmon Hill. Por otro lado, estos ataques tenían como daño colateral la neutralización de la espacada. Sin embargo, en el descenso se volvía a unificar la carrera, con un pelotón de alrededor de 100 corredores.

Pese a los múltiples ataques, se entraba en la última vuelta -a falta de 19 kilómetros- con el pelotón aún compacto y con 125 ciclistas. En la primera parte de repechos, Sebastian Langeveld (Países Bajos) y Paul Martens (Alemania) movían el árbol, mientras Bélgica parecía tener todo controlado al frente del pelotón. Tras varios movimientos, Julian Alaphilippe (Francia) lograba abrir hueco en la ascensión final a Salmon Hill, con Gianni Moscon (Italia) contactando con él en la propia cima.

Desde el pelotón no paraban los ataques, si bien las diferencias entre todos seguían siendo muy pequeñas. En cuanto llegaban a la zona adoquinada -a 4 km de meta-, Julian Alaphilippe (Francia) se iba solo dejando atrás a Gianni Moscon (Italia). Siendo neutralizado poco antes de la flamme rouge, todo quedaba dispuesto para un sprint de un grupo de unos 25 corredores. En una lucha hasta el último metro, Peter Sagan (Eslovaquia) lograba su tercer arcobaleno por escasos centimetros frente a Alexander Kristoff (Noruega). Por su parte, Michael Matthews (Australia) completaba el podio.

CLASIFICACIÓN

  1. Peter Sagan (SVK) 6h 28′ 11″
  2. Alexander Kristoff (NOR) m.t.
  3. Michael Matthews (AUS) m.t.
  4. Matteo Trentin (ITA) m.t.
  5. Ben Swift (GBR) m.t.
  6. Greg van Avermaet (BEL) m.t.
  7. Michael Albasini (SUI) m.t.
  8. Fernando Gaviria (COL) m.t.
  9. Alexey Lutsenko (KAZ) m.t.
  10. Julian Alaphilippe (FRA) m.t.

Imagen destacada: UCI

Sprint Final. Eriz Fraile (@TxoriTorete1197)

Comentários no Facebook