Se dan a conocer los cambios en los recorridos de Amstel Gold Race y Paris-Roubaix

Los organizadores de la Amstel Gold Race han decidido eliminar la subida final del Cauberg de la carrera de este año. El pelotón ahora abordará esa subida por última vez a 19 kilómetros de la llegada. Según los organizadores se ha tomado la decisión para lograr una carrera “más abierta“.

Con el habitual comienzo en Maastricht, el pelotón finalmente tendrá tres circuitos diferentes a través de las colinas de Limburgo, cada uno de los cuales incluye el Cauberg.En el pasado, el último circuito incluía el Geulhemmerberg y el Bemelerberg, para terminar con el Cauberg a sólo 1,8 km de la meta, aunque hubo varias ediciones en el que la llegada estaba situada en la propia cima de este último.

Los organizadores consideraron que la subida de Cauberg estaba demasiado cerca de la meta y esperan que al eliminarla haya más contendientes por la victoria.

Al retirar la última subida del Cauberg esperamos una carrera más abierta, donde habrá más aspirantes a ganar y los atacantes tendrán más posibilidades. Son los ciclistas y los equipos que hacen la carrera. Es obvio que el Cauberg ahora será menos decisivo .

Una decisión arriesgada ya que el Cauberg no es una cota muy dura que pueda romper la carrera como por ejemplo si lo pueden hacer las cotas finales de la Liège-Bastogne-Liège o el  muro de Huy en la Flecha Valona. Como siempre el tiempo dirá si es una decisión acertada o no. Por su parte, la carrera femenina de la Amstel Gold Race, recuperada este año será más temprano el mismo día y esta si tendrá el Cauberg poco antes del final.

En cuanto a la Paris-Roubaix, ASO ha decidido añadir dos sectores empedrados más a la prueba, aumentando en 2200 metros el kilómetraje total de adoquines, hasta llegar a los 55 kilómetros. Situados en la primera parte de la carrera -antes del selectivo Trouée d’Aremberg-, estos dos nuevos tramos -Briastre y Solesmes- serán los número 26 y 25, respectivamente.Cabe destacar que ya fueron incluidos en el Infierno del Norte durante años pretéritos, siendo 1987 el año de su última aparición.

En lo relativo a sus caracteristicas, Briastre tiene una longitud nada desdeñable de 3 km. Por otro lado, Solesmes es más corto, si bien tiene la diferenciación de picar ligeramente hacia arriba, algo no muy comun en la Reina de las Clásicas. La cuenta atrás ha comenzado, y dentro de 51 días se cerrará una era, con la retirada de Tom Boonen en el velódromo más famosos del mundo.

Fuente: Cyclingnews y Web oficial de la Paris-Roubaix

Imagen destacada: Sirotti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.