RCS Sport hace públicas las invitaciones al Giro d’Italia

Durante el día de ayer se dieron a conocer los cuatro equipos invitados mediante wild-card a la 100ª edición del Giro d’Italia. Los equipos recompensados con el honor de disputar la Corsa Rosa son Bardiani-CSF, Wilier Triestina, Gazprom-RusVelo y CCC-Sprandi-Polkowice. Junto a los 18 equipos de máxima categoría, cuya presencia es obligatoria, completarán un pelotón de cerca de 200 ciclistas, que buscarán vestir en Milan la maglia rosa.

Los rumores de los últimos días aseguraban que una de estas cuatro plazas recaería en un equipo ProContinental extranjero, mientras que el resto serían ocupadas por italianos. Teniendo en cuenta que Bardiani-CSF tenía asegurada su presencia como ganador de la Coppa Italia 2016; se creía que Gazprom-RusVelo se uniría a ellos, mientras los otros tres conjuntos italiano se jugarían las dos plazas restantes.

Finalmente, la decisión tomada por RCS Sport ha sido la más controvertida e inesperada de todas. Invitando a la escuadra polaca CCC-Sprandi-Polkowice como guiño a la supuesta salida del Giro 2018 y Gazprom-RusVelo, la única plaza por determinar ha sido cubierta por Wilier Triestina.

De esta manera, se quedan fuera de su carrera de casa Nippo-Vini Fantini y Androni Giocattoli. En el caso de esta última escuadra, es el segundo año que no acuden a la gran cita del ciclismo italiano, algo que no ha sentado muy bien a Gianni Savio, histórico manager general de esta escuadra, creada en 1996.

Es un grave acto de injusticia, tanto moral como deportiva. Es un duro golpe para el equipo. Cuandro regrese de Venezuela, expresaré nuestro parecer y alzaré nuestra voz en una rueda de prensa.

Savio no era el único que no se esperaba este desplante por parte de la organización. Mario Androni, dueño del principal sponsor del equipo, ha asegurado que tras esto, su relación con el ciclismo ha terminado, dejando de patrocinar al equipo, pese a no aclarar a partir de cuando.

Esta noticia ha sido como un jarro de agua fría. Estaba esperanzado de poder volver al Giro tras no participar en 2016. Decidí que si en 2017 no eramos invitados, dejaría de patrocinar al equipo. Cuando tomo una decisión, es definitiva.

Por su parte, desde el equipo Nippo-Vini Fantini no entra a valorar las razones por las que no han sido incluidos. Pese a haber fichado corredores de renombre como Julian Arredondo o Ivan Santaromita, se quedan fuera de la Corsa Rosa, en la que el año pasado lucharon por el maillot de la montaña gracias a Damiano Cunego. Lo único que comentan desde la estructura anglo-japonesa es que se podía haber hecho algo más para no dejar fuera a los equipos del país transalpino.

La Federación y RCS Sport podían haber solicitado permiso para tener más equipos al tratarse del Giro 100. Con lo sucedido, hemos perdido una oportunidad de evolucionar el ciclismo italiano por culpa de los intereses de RCS Sport.

A la vez que se anunciaban las invitaciones para la primera de las tres Grandes Vueltas, también han dado a conocer los invitados a otras tres de sus carreras, en las que estarán los 18 equipos WorldTour. En el caso de la Strade Bianche; los wild-cards van para Androni Giocattoli, Bardiani-CSF y Nippo-Vini Fantini. En la Milan-Sanremo, repiten esas tres escuadras; a las que se le unen Cofidis, Gazprom-RusVelo, Novo Nordisk y Wilier Triestina. Finalmente, en la Tirreno-Adriatico; tendrán la oportunidad de mostrarse Androni Giocattoli, Bardiani-CSF, Nippo-Vini Fantini y Novo Nordisk.

Fuente: Cyclingnews y RCS Sport

Imagen destacada: RCS Sport

 Sprint Final. Eriz Fraile (@TxoriTorete1197)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.