La UCI incorpora nuevas medidas de seguridad en el último kilómetro

Tras el accidente de Adam Yates en el pasado Tour de Francia a causa del desplome del arco hinchable que señaliza el último kilómetro de la etapa, la UCI ha actualizado sus especificaciones para los organizadores de las carreras, implementando una serie de recomendaciones para aumentar la seguridad.

La Asociación de Ciclistas Profesionales de América del Norte (ANAPRC) y la Asociación de Ciclistas Profesionales (CPA) han intentado a toda costa que se tomaran más precauciones en la carretera, sobre todo a raíz de la muerte del ciclista belga Antoine Demotié en la prueba WorldTour belga Gent-Wevelgem del pasado año. Gianni Bugno, presidente de la CPA dijo esto en sus recientes declaraciones:

Estamos encantados con este resultado que significó mucho trabajo para nosotros. Después de los graves incidentes del año pasado, hemos hecho todo lo posible para recabar información de los ciclistas que pueda ser útil para mejorar la seguridad durante las carreras, que finalmente se ha implementado.

El Grupo de Trabajo de Reglamentos Técnicos y de Seguridad de la UCI aprobó los planes para mejorar la exploración de los hechos que suceden el último kilómetro, añadiendo un requisito de evaluación de riesgos para los últimos 3 km de las etapas en ruta de cada carrera o cada etapa de una carrera por etapas. Los organizadores están obligados a detallar los posibles riesgos y a tomar medidas para que no lleguen a producirse, además de informar a los comisarios de la UCI antes del inicio de la prueba.

Los organizadores también deberán grabar a partir de ahora los 5 km finales de cada prueba para resaltar cualquier peligro potencial y proporcionar estos vídeos a los equipos ciclistas para que los corredores puedan estar prevenidos de cualquier obstáculo. Las especificaciones también requieren el nombramiento de un gerente de seguridad y medio ambiente para previsualizar la ruta 5-30 minutos antes de la llegada de la carrera para explorar cualquier peligro aparente. Por último, las regulaciones ahora exigen barreras en los últimos 300 metros de una etapa de montaña o 500 metros de un final llano para que no se invada el recorrido.

Esto marca un verdadero progreso para la seguridad de los ciclistas, y es otro ejemplo de por qué los corredores deben seguir organizándose en el CPA y participar en el proceso de gobierno. Nuestro compromiso no ha terminado todavía porque el grupo de trabajo continúa la discusión para mejorar las regulaciones de la UCI, pero el resultado importante para los corredores ya se ha logrado.

Bugno también quiso agradecer a los organizadores de las carreras su apoyo en estos momentos de crisis económica tan duros que están golpeando fuertemente al ciclismo; y también a la UCI por escuchar sus propuestas en materias de seguridad.

Fuente: Cyclingnews

Imagen destacada: Bettini Photo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.