La injusticia se ceba con Adriano Malori

Posicionémonos a principios de 2016, en el Tour de San Luis. Adriano Malori (Movistar) lideraba el pelotón marcando un altísimo ritmo para echar abajo la escapada cuando un bache hizo que su carrera como ciclista profesional se paralizase y todos temieran por su vida. Ante todas las expectativas, Malori se recuperó muy velozmente para la gravedad de dicha caída, debido a la cual mucho médicos le aseguraban que le iba a ser muy difícil poder volver a competir.

Por lo que me contó luego Fran (Ventoso), la caída fue a unos 65 km/h. Di directamente con la cara en el suelo y del fuerte golpe, el cerebro se movió, rozó, resbaló sobre mi cráneo, y fruto de ese rozamiento se produjo un hematoma en la parte izquierda del cerebro, que gobierna todo el lado derecho del cuerpo. A causa del accidente tengo casi media cara de titanio.

El 9 de septiembre, 231 días después de esa caída, volvía a competir. 231 días luchando por volver a ser un ciclista profesional. Adriano Malori se ponía un dorsal a su espalda y volvía a la competición, volvía a ilusionarse y lo hacía en el Grand Prix de Quebec. Dicha carrera no la pudo culminar pero ya era un gran paso. En cinco ocasiones volvió a ocurrir esto durante el mes de septiembre: Malori no terminaba la carrera en todas en las que participaba.

Esto fue un gran batacazo para él, pero por fin había levantado cabeza y se había sentido ciclista. Sólo tocaba seguir remando y entrenando. Dichoso fue el destino que en la Milano-Torino, Adriano Malori se iba de nuevo al suelo y sufría una fractura de clavícula. Sí,aquel ciclista que había estado inducido al coma artificial, al borde del abismo y apunto de no volver a ser ciclista, volvía a hacer añicos su temporada con una caída. Un batacazo, del cual,ha vuelto a sobreponerse el italiano.

Tras un invierno de entrenamientos e intentar volver a ser el mismo, Adriano volvería a sonreír encima de una bicicleta en la Volta ao Algarve, donde sólo disputó la primera etapa, la cual no pudo acabar. Aunque nos parezca a nosotros un paso atrás, en realidad, y espero que lo piensen ahora así, es un gran paso adelante. Hoy mismo, el transalpino volvía a competir en la Vuelta a Castilla y León junto con Dayer Quintana, Nuno Bico, Carlos Barbero, Carretero, Carapaz y Antonio Pedrero. Sin embargo, no ha podido aguantar y ha vuelto a bajarse de la bici a los pocos kilómetros.

Por desgracia, el destino a veces es muy cruel. Aún así es otro peldaño que sube Malori y se acerca a su objetivo el cual es llegar al un nivel cercano al que mostró en sus mejores tiempos, los que le vieron ser subcampeón del mundo contra el crono o brillar tantas veces a nivel individual y con su trabajo por el grupo. Esa, y no otra, es la auténtica obsesión de Adriano Malori. Y por si quieren saber más, les dejamos el reportaje realizado en Informe Robinson hace unos meses.

Imagen destacada: Tim de Waele

Sprint Final. Diego Vos (@diegovos_)

Diego Vos Trespalacios

@diegovos_ en twitter. Apasionado de este deporte, el ciclismo. Con grandes ilusiones y un camino por recorrer. Luchando por hacer grande este proyecto tan bonito.

Comentários no Facebook