La Emakumeen Bira, perjudicada por un cambio de fechas

Hace unos pocos meses nos alegrábamos del ascenso de la Emakumeen Bira a la categoría Women’s WorldTour. La prueba vasca había demandado durante 2 años el ascenso de categoría y para ello tuvo unos cambios de fechas que no fueron del todo satisfactorios: en 2016 acababa 3 días antes que La Flèche Wallonne Féminine y en 2017 empezaba 3 días después del Tour de California Femenino. Sin apenas margen para viajar, los equipos preferían esas pruebas de la primera categoría, ya que la Bira no tenía ese status.

Con este ascenso, la UCI logró encajar la Emakumeen Bira 6 días después del Tour de California. Para ello quitó la primera etapa que solía ser un prólogo o etapa corta y puso la carrera de sábado a martes, algo muy inusual, pero era el “precio” que había que pagar para entrar entre las mejores carreras. Las fechas anunciadas fueron 19 al 22 de mayo. Además, no se solapaba con ninguna carrera del calendario ya que otras carreras importantes, aunque de menor categoría, como las clásicas de Morbihan -a 700 km de San Sebastián- y Gooik -a otros 700 de Morbihan- se disputaban del 25 al 27.

Estaba claro que en caso de problemas logísticos de distancia los equipos iban a priorizar la Bira por ser de mayor categoría. Todo parecía perfecto, y los beneficios parecían mayores a los perjuicios hasta que hace unos días, con la presentación del Tour de California se anunció algo que nadie esperaba: la prueba femenina estadounidense se disputará del 17 al 19 de mayo. Algo no cuadra. Sería el primer solapamiento de carreras dentro del WWT y casualidad que es con la Bira.

Desgraciadamente no parece un error, ya que la UCI lo ha actualizado en su programa de carreras para el 2018 y efectivamente aparecen esas nuevas fechas del Tour de California femenino. La decisión parece haber sido claramente de los organizadores californianos que esta vez han decidido hacer coincidir las primeras etapas de la prueba femenina con las últimas de la masculina y no con las primeras masculinas. Aunque la UCI también tiene gran parte de culpa por dar el visto bueno a ese cambio una vez anunciados los calendarios.

Las reacciones no se han hecho esperar y los organizadores de la Emakumeen Bira publicaban un claro mensaje en sus redes sociales nada mas saberse la noticia de esta modificación del calendario. Seguro que no serán sus últimas palabras ya que durante estos últimos años se han mostrado activos criticando abiertamente a la UCI y sus decisiones en contra de la carrera.

No hay manera. La UCI nos la vuelve a jugar. Esto no es serio.

Por otra parte, parece confirmada una de las etapas de la carrera de 2018. Esta sería de media-montaña con inicio y final en Iurreta y tendría 120 km. El punto caliente sería Urkiola, por su vertiente dura, a 50 km de la llegada. Luego volverían para ascenderlo por su vertiente blanda -falso llano, pero empinado descenso ya que sería por donde han ascendido previamente- a solo 12 km de la llegada. Distancia aceptable y dificultades reseñables para una carrera que se presume montañosa al tener ya en una de sus etapas un puerto de considerable dificultad.

Fuente: UCI y Emakumen Bira

Imagen destacada: Emakumeen Bira

Sprint Final, Ibai Lara (@ibai_lara)

Comentários no Facebook