La caída de Katie Compton reabre la polémica sobre los frenos de disco

Katie Compton estaba dispuesta a participar en la última prueba del Ijsboerke Ladies Trophy (DVV Trofee femenino), el Krawatencross en Lille, con felicidad. Y no era para menos. Con esta prueba finalizaba su temporada en el barro, tras ganar por decimocuarta vez el campeonato estadounidense y lograr una valiosa medalla de plata en los mundiales de Valkenburg, solamente superada por la extraordinaria Sanne Cant.

Así pues, con esa felicidad, se dio comienzo a la carrera. Pero, todo cambió unos instantes más tarde, cuando una caída en la primera vuelta hizo que se cortase la rodilla con el freno de disco de otra corredora, provocando un cambio de zapatilla, y a su vez, una pérdida de tiempo que le impediría disputar la victoria, finalizando así en séptimo lugar. De todas maneras, séptimo es un buen puesto si tenemos en cuenta el infortunio que sufrió Katie, un infortunio que podría haber sido peor, pero que, afortunadamente, no fue así.

Pero, la polémica se centra ahora en los frenos de disco. ¿Realmente vale la pena arriesgar la integridad física de los ciclistas por una mejora mecánica? La disparidad de opiniones es máxima, y el debate vuelve a estar servido. Fue el marido de Katie, Mark Pegg, el que lo reabrió, tras compartir un tweet en el que se puede observar el corte de su mujer, y que hace recordar, en cierto modo, a la caída de Fran Ventoso en la Paris-Roubaix de 2016. Esa fue la caída que provocó el retroceso de la UCI en este tema, al dar la prueba de los frenos de disco por acabada en el ciclismo en ruta. Prueba que vuelve a estar en marcha, siendo la temporada 2018 la cuarta temporada en que los estos frenos están instaurados en las bicicletas que dan la vuelta al mundo en la “serpiente multicolor”, eso sí, siempre en fase de prueba.

Pero en el CX llevan instaurados desde 2010, dado el buen control que aporta a los corredores en inclinados y enfangados descensos. En estos años, ha habido una cantidad mínima de casos en que las lesiones han sido graves, hecho que ha propiciado que corredores como Van Aert o Van der Poel los lleven equipados en sus máquinas hoy en día.

Este es el tweet que, como informábamos, ha reabierto la polémica:

También ha hablado la propia Katie, flamante ganadora, pese a todo, del Ijsboerke Ladies Trophy, quien ha explicado, con cierta ironía, lo positivo de los cortes provocados por un freno de disco.

Finalmente, ha sido, de nuevo, el marido de Katie, la persona que ha zanjado el tema con humor:

Pero, lo cierto es que la polémica sobre estos frenos no parece que tenga intención de, nunca mejor dicho, frenarse.

Imagen destacada: Tim de Waele

Fuente: Cyclingnews, CXMagazine

Sprint Final. Daniel Campos (@CPDaniel)

 

 

 

Comentários no Facebook