Keagan Girdlestone: “Las cosas que había alucinado me siguen preocupando”

Hace poco menos de dos meses, la vida de Keagan Girdlestone (Dimension-Data Continetal) cambiaría por completo. El joven sudafricano había colisionado con un coche en la Coppa de la Pace. Aunque se confirmaba por Redes Sociales que había fallecido, pero dos semanas después despertaría de su coma y comenzaría un largo periodo de rehabilitación.

Fueron las semanas más duras de mi vida, seguramente porque estaba dormido y no recuerdo nada de ello. En ese tiempo, estaba alucinando, y las cosas que vi me preocuparon. Las cosas que dije: “mamá, estas enfermeras me quieren matar”, menos mal que sólo hablaban italiano.

Volviendo a lo serio, el joven sudafricano continúa mencionando el hecho de que podría estar muerto.

Debería estar muerto. Es un milagro que puedo andar y hablar (aunque muy despacio porque mis cuerdas vocales fueron muy dañadas) y tener funcionamiento en el cerebro. Desde que puedo recordar, nunca he llorado y perdido la paciencia tanto, supongo que es como se siente al tener la menstruación. Durante la experiencia en la que no he podido usar el brazo derecho y tener meneos incontrolables en la mano izquierda, he aprendido a apreciar las cosas más sencillas de la vida. Poder beber una taza de café sin que se me caiga todo, poder llevarlo a la boca, no poder rascarme si me pica la espalda (gracias por rascarme mamá).

Mientras pasaba las noches en el hospital, el apoyo de los padres, fue una de las claves de su supervivencia.

Una vez mientras dormía aluciné que me rendí y había muerto. La mañana siguiente desperté y le miré a los ojos de mi madre y me dijo “everything is going to be ok“. Una visión que nunca olvidaré y que me ayudó a combatir esto.

Girdlestone tampoco se olvidó del apoyo que recibió de todos, los mensajes y vídeos que le leían y mostraban los padres de todo el mundo.

No puedo explicar lo que hacen algunas frases y palabras, pero me dio la fuerza para seguir en los días más duros. Así que gracias a todos los que no creyeron en que estaba muerto y rezaron para que ocurriese un milagro, porque fue lo que pasó.un simple gracias no es suficiente, pero es lo único que puedo hacer.

Obviamente la remuneración que recibió a través de entidades benéficas como ‘KeepFightingKeagz fue importantísimo en su recuperación. En ella recaudaron más de 20.000$.

Para todos aquellos que contribuyeron a la campaña de ‘KeepFightingKeagz, da igual lo pequeño o lo grande que fuese, todo ayuda a que mis padres pudiesen estar a mi lado en Italia junto a costes médicos que pueden ayudar en el futuro. ¡Gracias a todos!

Acerca a su futuro, Keagen por ahora sólo quiere disfrutar de lo que tiene.

Un buen amigo me dijo hace poco que ‘La vida es preciosa. Disfrútala’ es exactamente lo que haré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.