Javier Guillén, en contra de la reducción de etapas de La Vuelta

Como suele ser habitual cada poco tiempo salen rumores sobre propuestas para reducir las etapas de las Grandes Vueltas. Esta vez, han venido del nuevo presidente de la UCI, David Lappartient, que sugirió en una reunión informal con Javier Guilén -director de la Vuelta a España- que la carrera española y el Giro d’Italia podrían reducirse de 21 a 17 días. Una idea de la Lappartient ya había comentado en algunos medios de comunicación, pero que aún no había plasmado ante los organizadores.

Una carrera de 17 días podría ser interesante. Pero hablemos de esto sin forzar a nadie a hacer nada. Respetaremos los deseos de los organizadores. El Tour de Francia mantendría la misma duración debido a su estatus como el escaparate de ciclismo para el mundo.

Tras estas declaraciones, Javier Guillén ha rechazado una vez más la idea de una Vuelta a España más corta, diciendo a la agencia de noticias española EFE que “sería un error quitarle días a la carrera“. Para ello, pone el foco en la posible repercusión que tendría la carrera en caso de introducirse este nuevo formato.

Reduciría el nivel de exposición de los medios y reduciría la posibilidad de aumentar el apoyo de los patrocinadores que respaldan este deporte.

En el pasado, el director del Giro d’Italia, Mauro Vegni, no se opuso tan directamente, pero ha argumentado que cualquier reducción al Giro y la Vuelta también debería aplicarse al Tour de Francia.

Es una opción, pero debe analizarse y basarse en los números. Tenemos que evaluar los motivos a favor y en contra. No estoy a favor ni en contra, pero quiero ver algunos hechos primero. Lo que está claro es que cualquier cambio debería aplicarse a las tres Grandes Vueltas. Estoy abierto a discutirlo, pero por supuesto reducir a dos semanas significa que perderíamos una semana que se transmite por televisión.

Esas palabras de Vegni seguramente van enfocadas a que el interés de perder días de las Grandes Vueltas sea para sumar días a otras competiciones exóticas con menor relevancia publicitaria -menor audiencia- por lo que a la larga el ciclismo podría salir perjudicado por mucho que esos países pongan mucho dinero para organizar e incluso televisar las carreras con poco interés deportivo. Las Grandes Vueltas tienen una relevancia que solo los Monumentos pueden igualar por lo que esa exposición publicitaria se vería gravemente mermada.

Fuente: Cyclingnews

Imagen destacada: Tim de Waele/TDWSport.com)

Sprint Final. Ibai Lara (@ibai_lara)

Comentários no Facebook