Filippo Simeoni expulsado de la Federación Italiana de Ciclismo por haber estado relacionado con el dopaje

Filippo Simeoni se ha visto obligado a renunciar a un puesto en la Federación Italiana de Ciclismo debido a la aplicación del reglamento que expulsa a cualquier persona con un delito de dopaje. Simeoni fue intimidado por Lance Armstrong durante el Tour de Francia de 2004 después de declarar contra el entrenador de Armstrong, Michele Ferrari.

Simeoni fue castigado en 2001 debido a su confesión durante el juicio contra Ferrari en Bolonia, en el que él admitio haber consumido EPO e indirectamente señaló a los demás deportistas que dicho médico trabataba, entre ellos Lance Armstrong. En 2008, durante su penúltima temporada, ganó el campeonato nacional italiano y fue considerado un modelo a seguir por la manera que habló sobre el dopaje de Lance Armstrong. Desde entonces organiza carreras locales y ayuda a desarrollar un equipo juvenil exitoso cerca de su casa en la región del Lazio.

Simeoni fue nombrado para representar el cargo de vicepresidente de la región del Lazio en las elecciones regionales de la Federación Italiana de Ciclismo. Ganó la votación y estaba dispuesto a ayudar aún más a su deporte. Sin embargo, la Federación Italiana de Ciclismo no ha podido tener en cuenta que la sanción por dopaje de Simeoni se debió a una confesión en el tribunal, que ayudó a descubrir el dopaje generalizado en Italia y los vínculos del doctor Ferrari con Armstrong. Siguiendo estrictamente el reglamento, adujeron que la elección de Simeoni no era legal y adjudicaron el puesto al segundo con más votos.

El caso de Simeoni ha causado una tormenta en Italia, pocos días antes de las elecciones presidenciales de la federación. En ellas, el actual presidente, Renato di Rocco, se enfrenta al serio desafío de Norma Gimondi, hija del ganador del Tour de Francia y Giro de Italia Felice Gimondi. El eventual ganador podría cambiar la regla y provocar nuevas elecciones regionales en Lazio, pero el daño a Simeoni ya está hecho. Esta era su reacción:

Estaba atónito al enterarme de la regla y la decisión de la Federación. Parece que me han hecho pagar por todo de nuevo, a pesar de pagar un precio enorme después del desencuentro con Lance. Es cierto que fui sancionado por dopaje, pero todo el mundo sabe que fue porque confesé en la corte y saqué a la luz los casos de dopaje en el ciclismo italiano. Estaba dispuesto a poner de mi parte en el deporte que me apasiona, pero ahora me siento enojado.

Pese a haberse hecho público y haber recibido personalmente el comunicado de su Federación, el ex-corredor de 45 años se opone a tener que abandonar su cargo de esta manera:

Sólo quiero saber quién ha desenterrado esta regla para pararme. Estoy decepcionado, pero espero que las elecciones presidenciales cambien las cosas y provoquen nuevas elecciones. No me di por vencido contra Armstrong y no lo voy a hacer ahora.

Fuente: cyclingnews.com

Imagen destacada: Bettini Photo

Comentários no Facebook