Fallece Roger Walkowiak, ganador más inesperado del Tour de Francia

El ciclismo internacional, y más concretamente el francés, se vuelve a teñir de luto nada más comenzar el segundo mes del año. Esta vez, la noticia es el fallecimiento de Roger Walkowiak, ganador del Tour de 1956. Antes de fallecer durante el día de ayer, este ciclista oriundo de Montluçon ostentaba el honor de ser el ganador del Tour vivo con más edad -89 años-; y sin duda alguna, uno de los cuales su victoria fue más inesperada.

Hijo de inmigrantes polacos en Francia, nació en el periodo de entreguerras -2 de marzo de 1927-, convirtiéndose en ciclista profesional a los 24 años -1951- al no ser capaz de encontrar trabajo. Ya en su primera año como profesional, debutó y terminó la carrera más prestigiosa del mundo, el Tour de Francia, en 57ª posición. Durante los años venideros, obtuvo buenos resultados en diversas carreras menores, adornados con un meritorio 2º puesto en la Dauphiné Libéré.

Pese a haber participado en tres ediciones de la Grande Boucle con anterioridad, Walko no había sido inscrito en la lista de participantes de la carrera en 1956, que aún se disputaba por selecciones nacionales y provinciales. Sin embargo; un cambio de última hora, el ascenso de Gilbert Bauvin desde el equipo Norte-Este-Centro al combinado nacional francés hizo que el corredor de Montluçon terminara recalando en una selección que no era ni de su región.

Comenzaba de manera extraña una de las historias más increíbles sucedidas jamás en el deporte de la bicicleta. Enfundado en el maillot de dicha escuadra, pasó las primeras etapas sin pena ni gloria, hasta que en la 7ª (Lorient-Angers) consiguió infiltrarse en la escapada del día. Ante la pasividad del pelotón, estos escapados llegaron a meta con 18′ de ventaja, permitiendole a Roger Walkowiak vestirse de amarillo. La alegría de ostentar el maillot de líder le duró apenas dos jornadas, aunque no perdía excesivo tiempo en la general.

En la carrera más rápida hasta ese momento del Tour de Francia, y sin que la mayoría entendiera bien como, este humilde corredor no se daba por vencido y recuperaba la valiosa distinción a falta de 4 jornadas, en una etapa entre Turin y Grenoble. Desde ese momento, no vestiría otro maillot hasta la conclusión de esa edición de la carrera, entrando en el Parc des Princes de amarillo ante la sorpresa y descontento de muchos, incluido el organizador, Jacques Godet. Sin embargo, uno de los ilustres del ciclismo galo, Bernard Hinault, no desmerecía esta victoria años más tarde:

Hay gente que dice que Walkowiak no debió ganar aquel Tour. Esa gente debería haber corrido ese Tour! Consiguió el liderato, lo perdió y fue capaz de recuperarlo. No fue un ladrón. Su Tour no fue un regalo.

Los años siguientes antes de su retirada en 1960 se saldaron con el escaso bagaje de 1 victoria en la Vuelta a España y un 15º puesto en la misma como resultados más relevantes. Tras esto, se hizo pastor de ovejas, antes de volver a la metalurgia en la década de los años 70. Ahora, cede el testigo como ganador más viejo del Tour al español Federico Martín Bahamontes, pero para siempre quedará su legado de “ganar a lo Walko”.

Desde Sprint Final nos unimos a los mensajes de ánimo a su familia e intentaremos que la figura de Roger Walkowiak no caiga en el olvido. D.E.P.

Fuente: Cyclingnews y Wikipedia

Imagen destacada: Getty Images

Sprint Final. Eriz Fraile (@TxoriTorete1197)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.