Esperanza para Stig Broeckx nueve meses después su accidente

La primavera en Bélgica es sinónimo de ciclismo, de espectáculo. Desafortunadamente, la pasada temporada se convirtió en un año negro en las carreteras belgas. El fallecimiento de Antoine Demoitié primero y el grave accidente sufrido por Stig Broeckx poco después, conmocionaron a un pelotón cada vez más consciente de su fragilidad sobre el asfalto. Hoy, transcurridos nueve meses desde el accidente de Broeckx, y dos después de salir de un largo coma, se vislumbran síntomas esperanzadores en la recuperación del joven corredor del Lotto-Soudal.

La fatalidad sacudía primeramente al ciclismo belga a finales del pasado mes de marzo. Antoine Demoitié, ciclista del Wanty-Groupe Gobert y natural de Lieja, fallecía horas después de ser arrollado por una motocicleta en un fatal accidente ocurrido durante el transcurso de la Gante-Wevelgem.

Dos meses más tarde, otra moto protagonizaba una nueva desgracia. Mediaba el kilómetro 70 de la tercera etapa de la Vuelta a Bélgica, cuando en la bajada del Monte Rigi, a unos 20 kilómetros de la localidad de Verviers, Stig Broeckx era herido de gravedad tras colisionar con una moto. Apenas tres semanas después de cumplir 26 años, el joven belga terminaba su participación en la carrera con una fractura de cráneo que le indujo a siete largos meses en estado vegetativo.

Una larga travesía de dificultades, durante la cual los médicos de Broeckx llegaron a temer que no pudiera recuperar nuevamente la conciencia. Así hasta el 13 de diciembre, momento en que el joven ciclista despertó del coma, tras casi doscientos días debatiéndose entre la vida y la muerte. En declaraciones recientes a la revista Humo, Marc Sergeant, manager del equipo Lotto-Soudal, se mostraba esperanzado con los progresos de su joven pupilo, al que visitó a principios de mes en el hospital de la ciudad de Overpelt donde sigue recuperándose de las lesiones.

Hace tres semanas lo vi por última vez, y fue increíble: puedes volver a hablar con él. No puede responder, pero entiende todo.

Los accidentes de Antoine Demoitié y Stig Broeckx, así como otros incidentes ocurridos en los últimos meses entre ciclistas y vehículos durante varias carreras, han empujado a la UCI a tomar medidas al respecto. En consecuencia, han desarrollado recientemente una nueva regulación orientada a garantizar la seguridad de los corredores durante la disputa de las competiciones.

Si bien estas medidas deberían haberse planteado mucho antes, más vale tarde que nunca. Esperemos que realmente contribuyan a que no se pierda ninguna vida más en la carretera. Mientras tanto, desde Sprint Final deseamos que la recuperación de Stig Broeckx sea total y satisfactoria. #KeepFightingStig

Fuente: CyclingWeekly

Imagen: Tim de Waele

Sprint Final, Virginia Barriuso (@Vicki_BT)

Comentários no Facebook