España se la juega en la Course de la Paix U23

Pese a la multitud de ciclistas españoles que dan el salto a profesionales cada año, los resultados en pruebas internacionales de categorías inferiores no realzan un gran momento para nuestro ciclismo. Durante los últimos dos años, España no ha conseguido entrar por meritos propios entre las 15 selecciones fijas del Tour de l’Avenir (en 2017 ni siquiera fue invitada) y este año sigue sin haber puntuado. Por ello, esta semana se juegan su futuro en la Course de la Paix que se celebra en la República Checa.

Se trata de la última carrera de la UCI Nation’s Cup U23 antes de la disputa del Tour de l’Avenir, por lo que la clasificación que salga de aquí será la que decida que 15 países logran el billete directo para la prueba más importante del año en su categoría. Por ello, la selección lleva un equipo experimentado, con dos corredores que son ya profesionales: Ibai Azurmendi (Euskadi), Cristian Mota (Aldro), Xavier Cañellas (Caja Rural-Seguros RGA amateur), Xuban Errazkin (Vito-Feirense-BlackJack), David González (Caja Rural-Seguros RGA amateur) y Eduard Rodes (Aldro).

En lo relativo al recorrido, se trata de una carrera que podría adaptarse a las cualidades de los seis seleccionados. Tras el prólogo inicial de Krnov, llegará una etapa repechera donde Errazkin o Cañellas podrían estar cerca de los mejores. Al día siguiente sería el turno de la etapa reina, con el final en alto de Dlouhe Strane -12.5 km al 6.5%- que debería ser la baza de Azurmendi. Por último, la carrera se cierra con una jornada de media montaña en Jesenyk, donde las opciones de los tres mencionados anteriormente se equilibran.

Ahora mismo, las opciones de que España entre directamente a la prueba francesa son muy remotas. Hasta el momento, 33 selecciones han conseguido algún punto y es Polonia quien marca el corte, con un total de 15 unidades. Con este panorama y teniendo en cuenta los puntos que se reparten en la Course de la Paix, algún corredor español debe, como mínimo, clasificar quinto en la general. En caso contrario, España se quedaría fuera del Top15 pese a que ninguna otra selección en la lucha por estos puestos no puntuase.

Sin embargo, parece poco probable que España se clasifique de una manera tan ‘sencilla’, pues se espera que varias selecciones que aún se mantienen fuera de las 15 primeras plazas logren puntos suficientes para quedar por delante de nuestro país. Por ello, el objetivo de los españoles debe ser realizar una buena general (el ganador de la carrera se lleva 30 puntos) y estar en el podio en alguna de las etapas (se reparten 3, 2 y 1 puntos por jornada).


Fuente: RFEC

Imagen destacada: Pascual Momparler

Sprint Final. Eriz Fraile (@ErizFraile)

Comentários no Facebook