Entrevistamos a Stephen Cummings: “Todas las carreras a las que asistiré son un objetivo”

Tras un merecido descanso navideño, Stephen Cummings vuelve a la rutina para intentar repetir las hazañas del año pasado. El corredor británico capturó victorias de etapa en la Tirreno-Adriático, Itzulia, Critérium du Dauphiné y el Tour de Francia, además de imponerse en la general del Tour of Britain. Pero ahora está totalmente centrado en comenzar la nueva temporada con buen pie.

El ambiente en el equipo es muy bueno, como siempre. El equipo está creciendo año tras año, así que hay un aire muy positivo. Aún no he visto mucho de mis nuevos compañeros, la mayoría todavía ni hemos competido, pero con el tiempo se integrarán seguro. Yo empezaré en un par de semanas en el Algarve. No iré con ningún plan especial. Tendré la intención de buscar ritmo y acercarme al 100%, entonces sí que podré jugar mis cartas.

Aunque irá al Algarve con el propósito de recuperar la mentalidad competitiva, Cummings nos afirmó que sus planes para el resto de la temporada, son los de encontrarse con la victoria.

Todas las carreras a las que asistiré son un objetivo. Nunca voy con la intención de hacer bulto. Pero todo depende de cómo quiera ir el grupo. Si es una carrera dura, espero probar algo.

Pero considerando la uniformidad de sus victorias, quizás el pelotón ya ha averiguado su táctica. Pese a todo, el incansable ciclista británico considera que la astucia táctica junto con el empleo del desgaste, es un plan que siempre le funcionará.

Que el resto conozca mi táctica quizás sea una ventaja, donde los demás te vigilan demasiado. Funciona de las dos formas. Debo encontrar una manera para que funcione a mi favor. No creo que tenga un don, sino que lo intento vez tras vez. A veces lo intento muchas veces y no consigo infiltrarme en la fuga. Una vez en la escapada, soy capaz de evaluar la situación y llevar a cabo la mejor táctica. Obviamente si estás en mejor estado de forma, tienes más opciones.

De las veces que no consigue pelear por la victoria desde la fuga, ocupa un puesto muy extraño en el pelotón, el último. Una curiosidad que capta la atención de muchos aficionados.

Generalmente gano desde la fuga. Así que si no estoy en la fuga y no tengo que hacer funciones de gregario, mi mayor propósito es evitar caídas y luchar por la victoria otro día. El pelotón puede ser un lugar muy estresante y peligroso. Si va a ser un sprint o un día para los hombres de la general, ¡para qué arriesgarse!

Por lo general, los triunfos más destacados de Steve Cummings, provienen de sus entretenidos intentos desde la escapada. Lo que provocó asombro cuando fue capaz de adjudicarse la clasificación general del Tour of Britain. Tras presenciar su impresionante victoria, el mundo del ciclismo comenzó a plantearse si continuaría a luchar por las victorias de etapa o vueltas de una semana.

El Tour of Britain es una carrera muy especial para mí. Es mi vuelta local y tengo mucho apoyo de los aficionados. Quería hacerlo bien en casa. No sé qué ofrecerá el fututo. Generalmente corro en carreras WorldTour, así que combatir por la general es muy duro. Dudo que sea un corredor de vueltas de una semana, pero continuaré para buscar oportunidades.

A pesar de contener prestigiosas victorias en su palmarés, hay un logro que permanece elusivo para el ciclista de Liverpool. Pese a no haber competido en el Giro de Italia por más de seis temporadas, Cummings sigue siendo optimista de poder mejorar su cuarto puesto en Monte Pora en 2008 y así alcanzar el Grand Slam de victorias en Grandes Vueltas.

¡Sí, me encantaría ir otra vez! El Giro fue mi primer gran vuelta y he vivido la mayoría de mi carrera en Italia. Me encantaría ganar una etapa en el Giro, tengo asuntos pendientes con la Corsa Rosa.

Teniendo en cuenta que sus triunfos de mayor renombre son en el Tour, una de las victorias que más valora Cummings, proviene de tierras españolas. Ya en la segunda semana de la Vuelta a España 2012, el pelotón atravesaba La Coruña en una etapa en la que parecía inevitable el clímax en el sprint. Aun así, la fuga tenía otros planes, y con un par de kilómetros restantes, Cummings hizo lo que se le da mejor y asaltó la escapada para así lograr, su primera victoria en una Gran Vuelta.

Sufrí mucho los pimeros diez días y de repente, ahí estaba, volando. Aquella victoria fue increíble. Fue difícil, un esfuerzo inmenso, pero me dio la confianza de que podía seguir ganando al nivel más alto. También fue un alivio, sacar un peso de encima. Tengo muy buenos recuerdos de la Vuelta aquel año. ¡El espíritu del equipo fue increíble!

Unos años más tarde, el ciclista británico, logró superar la euforia de aquel 31 de agosto en Ferrol, cuando fue el primero en cruzar meta en Mende. A la ya madura edad de 34 años, Cummings no sólo hizo historia para su equipo, el MTN-Qhubekha, sino que también cumplió un sueño que tenía desde niño, ganar una etapa en el Tour de Francia.

Por mucho tiempo después, no sabía qué hacer, tardé bastante en volver a concentrarme, fue un sueño de la infancia ganar una etapa del Tour desde la fuga. Estaba completamente desconectado en los siguientes días. Mi cuerpo estaba acabando el Tour, pero mi cabeza estaba en las nubes. No sentí los pedales por el resto de la carrera. Algo increíble para el equipo, no se lo esperaban, y que fuese el día de Mandela, pues parece un cuento de hadas.

Aquella victoria puso en marcha el gran éxito del equipo africano, consiguiendo así pues, 35 victorias desde entonces, entre las que destacan una etapa en la Vuelta a España 2015, la clasificación general del Eneco Tour y cinco etapas en Tour de Francia 2016. En ese periodo, le ha dado tiempo de sobra a Cummings para conocer sus Compañeros de Equipo. He aquí sus respuestas de nuestro divertido juego:

Mejor amigo: Edvald Boasson Hagen. Mi compañero de habitación, un grande y un tío muy tranquilo.

El más gracioso: Philippe Gilbert, ahora está en el Quick-Step, pero tiene un sentido del humor buenísimo. Nos reímos mucho juntos.

El que mejor viste:  Kristian Sbaragli, ¡es italiano!

El que peor viste:  Nick Dougal, ¡lleva chancletas en el comedor!

El que peor baila: ¡Yo!

El más dedicado: Es difícil decirlo cuando sólo ves a los colegas en las carreras. Pero por experiencia, le daré el puesto a Edvald.

Peor gusto en música:  Reinhardt Janse Van Rensburg, escucha música en Afrikaans que tiene un baile especial. Por cierto, ¡uno de los peores bailando!

El mejor compañero de habitación: Edvald, no habla mucho…

El que más tarda en la ducha: Cav, ni idea por qué, pero siempre se echa ahí un buen rato.

Imagen Destacada: Lionel Bonaventure / AFP

©: Sky Sports, Glyn Kirk / AFP, Cycling Weekly y Liverpool Echo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.