Entrevistamos a Sergio Rodríguez: “Regresar a profesionales es un sueño hecho realidad”

Tras disputar las primeras carreras de su calendario particular en Mallorca y Colombia, es momento de relativo descanso para Sergio Rodríguez. Nacido en Pamplona hace 26 años, este año ha dado el que es su segundo salto a profesionales de la mano de Euskadi-Murias. Tras varios años con problemas de todo tipo, el que fuera hace unos meses campeón de España élite en Soria recupera la ilusión de la mano del conjunto vasco. Y, en estas semanas sin carreras, nos hace un hueco en su agenda para la realización de esta entrevista.

  • Durante tus años como amateur antes de dar el primer salto a profesionales, habías estado ya en varios equipos. ¿Esta falta de continuidad retrasó tu paso a profesionales?

Puede ser que si, pero fueron circunstancias. Empecé en Telco’m y de ahí me fui a Seguros Bilbao. Estuve dos años, pero se cerró un ciclo y me tuve que ir. Luego, un año en el Gipuzkoa-Oreki e Infisport-Alavanet, hasta que me llamo el Caja Rural-Seguros RGA amateur. Tampoco creo que fuera algo determinante para no dar el salto a profesionales. Puede que tuviera cierta importancia, pero se dio así y tampoco he pensado más allá.

  •  En entrevistas anteriores, has comentado que tu tercer año como sub23 no fue bueno. Sin embargo, fue un año con varias victorias. ¿A que se debe esa visión tan pesimista de aquella temporada?

El tercer año fue complicado. Tuve problemas con la alimentación y fue un año bastante duro. En el equipo tampoco tuve estabilidad y no estuve a gusto en toda la temporada, ni conmigo ni con el equipo. Incluso, a principios de agosto dejé de correr y me plantee la retirada. No tenía dónde ir y hasta octubre no recibí la llamada de Jon Odriozola para ir al Gipuzkoa-Oreki.

  • Finalmente, el pasado año logras un contrato con el Equipo Bolivia. Cuando te llegó la oferta, ¿Cuál fue tu primer pensamiento?

Yo venía de una temporada con Caja Rural-Seguros RGA amateur, en la que tuve un par de caídas cuando mejor estaba y se me torció un poco mi época buena. No tuve buenos resultados y en septiembre pensé “si no llega una oferta en profesionales, lo dejo”. No me veía haciendo otra pretemporada pensando en seguir como amateur. Al final, salió esta oportunidad. Quizá, si hubiera llegado ahora, no la hubiera aceptado. Pero entre eso o colgar la bici, decidí aceptar.

  • A lo largo de los meses que estuviste allí, se fueron conociendo cada vez más problemas sobre el equipo. ¿En qué momento decides rescindir el contrato?

Corrí la Challenge de Mallorca y un par de clásicas portuguesas en febrero. A partir de ahí, vi que las condiciones no mejoraban y a principios de marzo decidí que no era el camino que yo quería seguir. Volví a amateur para disfrutar de nuevo del ciclismo y terminar el año con buen sabor de boca, no para un futuro regreso a profesionales.

  • ¿Que te llevó a recalar en la Fundación Euskadi tras verte obligado a dejar el profesionalismo?

Hablé con Gorka Beloki (miembro de la Fundación Contador) y con gente del Caja Rural-Seguros RGA amateur, pero estaban las plantillas cerradas. Al final, hablo con Jorge Azanza, con quién tengo una buena relación, y queda un hueco libre de un “élite” que ha dejado la Fundación Euskadi y paso a ocuparla yo.

  • No mucho después del cambio de equipo y categoría, te proclamas Campeón de España élite. ¿Te esperabas poder lograr este triunfo?

Pues bueno… Nunca te esperas algo así. Sabía que llegaba bien de forma y que era un buen escaparate. Salí con la idea de guardar y llegar hasta dónde pudiera. Una vez que se hizo el corte bueno y estábamos sólo tres élites, vi que había opciones. Pero hasta que no cruzas la línea no te lo crees.

  • ¿Crees que el haber estado los primeros meses del año como Continental te favoreció a la hora de leer la carrera?

No, para nada. Cuando corrí yo en Continental era enero-febrero y… coincidió que llegaba bien, estaba motivado y tuve el día. Sobre todo, esto último. No hizo mucho calor, no fue una carrera rápida… salió bien todo lo que podía salir.

  •  ¿Con que victoria o momento de tus años como amateur te quedas?

Sin duda, me quedo con el Campeonato de España. Más que por la victoria importante que es, me quedo con esta por todo lo que había pasado antes. Había sido un año complicado y fue la recompensa a no haberme rendido. Fue un punto de inflexión para el resto del año y, al final, ahora estoy en profesionales. Sobre todo, fue gracias a la familia, en especial a mi novia y mi hermano. Cuando pasó lo del Equipo Bolivia, fueron ellos quienes me empujaron a seguir.

  • Con 25 años y una experiencia fallida hace 12 meses, ¿Como te enteras y como reaccionas ante el interés de Euskadi-Murias?

Me llama Rubén Pérez (director deportivo) y me ofrece unirme al equipo. Otros años, yo había hablado con Jon Odriozola y sabía que por el año que había hecho podía haber opciones de dar el salto. Aun así, yo no lo tenía nada claro. Al final, me llamó Rubén y fue una alegría tremenda.

  • ¿Ha sido un regreso a la élite fácil o complicado? ¿Que ha sido lo mejor y lo peor de estos primeros dos meses?

Fácil y complicado. Por un lado, ha sido fácil porque al final es un sueño cumplido. Después de haber vivido una experiencia como la mía en Bolivia, esto es la ostia. Pero, por otro lado, en las dos carreras que he corrido he tenido averías, una hipotermia y desde la Colombia Oro y Paz estoy con fiebre. No he tenido tiempo aún de disfrutar en carrera, pero estar en un equipo así es la ostia.

  • Llevas ya 9 días de competición y en la 1ª etapa de Colombia te colaste entre los 30 primeros. ¿Fue fruto del trabajo bien hecho o pura casualidad?

Yo, en un principio, me quería meter al sprint y estuve todo el día en los puestos delanteros. Pero, a falta de 5 kilómetros, hubo una caída, tuve que poner pie a tierra y me tocó recuperar. Me pegué un calentón y ya llegué un poco justo al final. Estuve algunos días mal por la fiebre, y aunque cogí la escapada en la 4ª etapa con gente de nivel, el resto de la carrera fue un poco de superviviencia.

  • A partir de ahora, ¿Que objetivos tienes y que te están pidiendo desde el equipo?

Desde el equipo, por lo menos en mi caso, me están dando mucha tranquilidad. Pese a no haber empezado bien, me dicen que no me agobie. En cuanto a mis objetivos, la preparación está hecha para llegar bien a abril-mayo, que es cuando siempre he rendido mejor. Después, quizá haré un bloque de altura para llegar fresco al final de temporada

  • ¿Ves opciones de entrar en el ocho de La Vuelta?

Queda aún medio año. Me encantaría ir, pero tampoco me obsesiona, porque es mi primer año. El que no vaya a La Vuelta, tendrá un calendario alternativo, así que no hay problema. Lo que tenemos que hacer es estar bien en las carreras previas. Como se buscan distintos perfiles de corredor, al final no van siempre los ocho que mejor están. Pero si que tengo ilusión, porque además es un mes que se me suele dar bien.


Desde Sprint Final, solo nos queda desear suerte a Sergio Rodríguez y a todo el equipo Euskadi-Murias en sus próximas carreras y agradecer su predisposición para responder nuestras preguntas.


Imagen destacada: Photo Gómez Sport/Euskadi-Murias

Sprint Final. Eriz Fraile (@ErizFraile)

Comentários no Facebook