Entrevistamos a Jolien D’hoore: “En Madrid no estuve al 100%, estoy reservando eso para Qatar”

A veces la ambición puede ser el declive de cualquier deportista de élite. Puede ir muy bien o muy mal. En el caso de Jolien D’hoore (Wiggle-High5), la ansia por el éxito ha sido la clave de su prosperidad esta temporada. Calcando su autoridad en las llegadas masivas con finura y proeza, ha conseguido adjudicarse numerosas victorias prestigiosas. Considerando que ha tenido que reducir su programa de carretera, hace que sus logros sean todavía más admirables.

2016 ha sido un año muy duro y exigente. Tuve que suprimir gran parte de mi calendario de ruta para enfocarme en la pista y si corría en carretera sería como preparación para los Juegos Olímpicos, como consecuencia nunca estuve al 100% en las pruebas de carretera. Fue difícil lidiar con ello ya que el año anterior me había transcurrido con tremenda fluidez. Pero sabía que al fin y al cabo todo merecería la pena. Conseguir aquella medalla olímpica fue un inmenso alivio, suena muy cliché pero sacrifiqué mucho los últimos años y curré más que nunca. Es una sensación increíble cuando todo sale bien en los Juegos Olímpicos, estoy muy orgullosa de lo que he logrado. Mis primeros pensamientos fueron muy emotivos. Los ojos se me ahogaron en lágrimas al pensar en todo el trabajo, sufrimiento y sacrificios que hicieron posible este sueño.

En definitiva la gran actuación de Jolien en el Ómnium Femenino fue galardonado con uno de los premios más consagrados del deporte, una medalla olímpica. Afirma que “desconectar y alejarse de todo” fue una de las mejores partes de su noche inolvidable.

Apartando el hecho de recibir la medalla de bronce, la mejor parte de aquella tarde fue celebrar el éxito con el personal de la selección con quienes he pasado mis mejores y peores momentos. Cenamos en un restaurante lujoso, ajenos a la prensa y la locura del espectáculo que son los Juegos. Estaba muy relajada y me lo pasé muy bien.

Sin lugar a dudas, una de las razones fundamentales por su medalla de Bronce, fue el cambio de equipo, al Wiggle-High5. El equipo apoyó su afán por el triunfo tanto en ruta como en pista.

El primer año en Wiggle-Honda (ahora Wiggle-High5) fue asombroso para mí. Nunca había experimentado un ambiente semejante, mis compañeras se convirtieron en mis mejores amigas. Sin duda es el equipo que convierte sueños en realidad. Todas tuvieron mucha confianza en mí durante el año y estoy muy agradecida de que Rochelle [Gilmore] (mánager de Wiggle-High5) me apoya en todo. Me ayudan en todos mis objetivos en carretera y en pista.

Grandes ambiciones conllevan un calendario copado de competiciones. Tantas jornadas de carrera acumuladas e interminables horas de entrenamiento seguramente han tenido sus repercusiones a la hora de fatiga. Sin embargo la potente ciclista belga confirma haber tenido un descanso relativo y que todavía quedan reservas para este sábado.

Después de competir en Rio, me quedé hasta terminar los Juegos. Por lo tanto tuve una semana sin tocar la bici y pude disfrutar de ser un turista. Pero una vez de vuelta, comencé a currar de nuevo. Al principio no fue nada fácil recuperar esa fuerza mental. Por eso decidí antes de partir a Rio, participar en la Boels Rental Ladies Tour. Si estoy en la mentalidad de carrera es más fácil recuperar aquel enfoque de nuevo. Sentía un cierto progreso con el paso de los días. Recuperé el ritmo de competición y las ganas de entrenar, sabía que si seguía así, con ciertas horas de descanso y manteniendo la dieta llegaría en buena forma a la Madrid-Challenge para probar algo, y todo salió a la perfección. En Madrid estaba fuerte, pero aún no al 100%. Estoy reservando eso para Qatar (guiño, guiño)…

Esta temporada no ha cesado en oportunidades para Jolien siendo año olímpico y una ruta mundial que se adapta perfectamente a sus características. Ya habiendo aprovechado su oportunidad en Rio, ahora el enfoque está en este domingo para la larga, ventosa y abrasante ruta qatarí que alberga la prueba mundial en línea femenina.

Comencé la temporada con dos objetivos. Los Juegos Olímpicos, esa casilla ya está marcada; y los Mundiales de ruta. Tengo la mente puesta en éste último. Tengo mucha confianza. Espero hacerlo bien y demostrar mi potencial. Es un circuito que se acomoda muy bien a mis características como corredora. Veremos hasta qué punto puedo soportar el calor sofocante, será un gran factor para todas. Pero estoy preparada para afrontar mi segundo campeonato mundial.

Con respecto al equipo que la rodea, piensa, aunque no poseen una plantilla muy fuerte, están totalmente comprometidas al propósito de llevarse el maillot arcoiris. En cuanto a favoritas, considera a su compañera de equipo y mejor amiga, Chloe Hosking (AUS) – a quien venció en la Madrid-Challenge-, como la mayor pretendienta al trono mundial. También ve a las oportunistas con posibilidades de arrebatar el sueño a una velocista.

Obviamente no se nos puede comparar con selecciones como los Países Bajos y Australia pero tenemos a cinco chicas que están preparadas para apoyarme y darlo todo para dejarme en la mejor posición posible para disputar el sprint final. Mis mayores rivales serán Chloe Hosking, Kirsten Wild (NED) y Giorgia Bronzini (ITA). Pero también Lissa Brennauer (DEU), Annemiek Van Vleuten, Ellen Van Dijk y Anna Van der Breggen (NED)…

Mirando más adelante, D’hoore espera grandes cosas en su tercera temporada con el conjunto británico, Wiggle-High5. Quiere algunas victorias locales y emular la forma de este año.

El año que viene quiero estar en mi mejor forma desde el principio de temporada, comenzando con el Omloop, una carrera local. Desde ahí quiero luchar por la victoria cada semana hasta el Tour de Flandes. Sería un sueño para mí ganar en Flandes. Posteriormente me fijaré en los sprints en Yorkshire, La Course, China quizás…

Y finalmente, le preguntamos a Jolien, con el rápido crecimiento del deporte, qué necesita la disciplina femenina para llegar a la altura de la masculina.

Televisar todas las carreras WorldTour femeninas. Esto atrae a grandes patrocinadores que proporciona equipos con más poder financiero que en su lugar aumentará el profesionalismo del ciclismo femenino.

Para terminar la entrevista, acabamos con el juego de Compañeros de Equipo. Echa un vistazo a las respuestas de Jolien:

Mejor amiga: Chloe Hosking, dentro y fuera del ambiente de competición nos llevamos súper bien. Es como parte de la familia en Bélgica.

La más graciosa: Giorgia [Bronzini], ¡no hacen falta explicaciones!

La que mejor viste: Anna Christian / Dani King.

La que peor baila: Yo

La más dedicada: Emma Johansson. Es la atleta más dedicada y profesional que he visto en mi vida.

La mejor compañera para compartir habitación: Amy Pieters, hablamos la misma lengua, aunque eso no significa que siempre nos entendamos.

 

Fotografía: Tim de Waele / TDWSport.com

Sprint Final. David Fletcher

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.