Entrevistamos a Georg Preidler: “Tom no necesitaba nuestra ayuda”

Siendo su primer intento de hacerse con el título de la general en una gran vuelta, muchos descartaban a Tom Dumoulin (Sunweb) de su lista de grandes favoritos para adjudicarse la 100ª edición del Giro d’Italia. Incluso las casas de apuestas lo tenían con una despreciable cuota de 14€ por euro apostado. Los que sí creían en él de principio a fin, eran sus compañeros de equipo, y esta semana hemos podido entrevistar a uno de sus fieles gregarios, Georg Priedler.

El equipo confiaba en él y sus posibilidades de ganar la general. En los últimos dos años no sólo ha mejorado físicamente, sino mentalmente. Después de la etapa de Blockhaus lo teníamos claro. Hasta entonces no estábamos tan seguros, pero cuando lo vimos escalando con tíos como Quintana, sabíamos que podía.

Ya con las opciones limitadas siendo un contrarrelojista, cuando se le presentó el contratiempo de perder a su lugarteniente para la montaña, Wilco Kelderman (Sunweb) en una caída, parecía ser un gran golpe de realidad para el jefe de filas del Sunweb. Pese a todo, Preidler nos comentó que ‘Dumo’ podría prescindir de todos sus compañeros de equipo e incluso así atribuirse el título gracias a una tremenda fortaleza durante la Corsa Rosa.

Estábamos muy preocupados al perder una ayuda tan grande para las montañas como es Wilco, pero no cambió mucho. Nosotros solamente necesitábamos guiarlo hasta el pie de los puertos y aunque Laurens Ten Dam lo protegía un rato en las primeras rampas, ¡Tom estaba tan fuerte que no necesitaba ayuda!

No obstante, en la tercera semana se le presentó a la ‘Mariposa de Maastrischt’ una traba que jamás pudo superar, hasta ahora, en su carrera: recuperar el maillot de líder tras perderlo. Pero con sólo 53 segundos que recuperar el último día en su terreno, la contrarreloj, Preidler y el resto de la escuadra alemana lo tenía más que claro: el Trofeo Senza Fine era suyo.

Estábamos segurísimos de que podía lograrlo. El único obstáculo entre él y la maglia rosa sería una caída o una avería mecánica. Afortunadamente todo salió bien y pudimos disfrutar de una noche espectacular e inolvidable de celebraciones.

Aunque la experiencia fue magnífica; a escala personal, el corredor austríaco fue privado de la libertad que gozó en la edición anterior cuando logró un podio en la 14ª etapa en Corvara, detrás de Esteban Chaves (Orica-Scott) y Steven Kruijswijk (LottoNL-Jumbo) respectivamente. Sin embargo, Preidler confía en que puede salir victorioso en una etapa de una gran vuelta más adelante en su carrera.

Este año mi rol fue totalmente diferente. Intenté hacer el mejor trabajo posible para Tom. Pero lo tengo claro, quiero intentar ganar una etapa de una Gran Vuelta otra vez, me veo capaz. Cuando entras en este tipo de situaciones y la cagas, sabes lo que hacer en la próxima. Básicamente la experiencia es crucial en ese tipo de circunstancias.

Con la vista puesta, durante la mayoría del año, en la Corsa Rosa, ‘Preidi’ nos confirmó que no estará en el Grand Départ de Düsseldorf y que su próximo evento será el Tour de Suisse antes de afrontar los campeonatos nacionales donde buscará hacer el doblete, ganando tanto la crono como la prueba en línea.

No estaré en el Tour. Mi próxima competición será la Vuelta a Suiza y posteriormente los campeonatos nacionales. Me gustaría ganar las dos, la contrarreloj y la prueba en línea. Me han contado que la crono es falso llano, así que no sé si mis opciones de victoria son buenas, pero por supuesto quiero volver a vestirme los colores nacionales.

Por último, le preguntamos al todoterreno de Estiria si renovará su contrato con el Sunweb-Giant tras cinco temporadas con el conjunto alemán. Con todo, Georg no descarta nada todavía y nos ofreció esta corta respuesta.

Nada está decidido. Por ahora estoy manteniendo mis opciones abiertas.

Y para terminar la entrevista, Georg Preidler nos contó su punto de vista sobre sus Compañeros de Equipo.

Mejor Amigo: Simon Geschke.
El más gracioso: Simon Geschke.
El que mejor viste: Esta es muy difícil… Tom generalmente viste muy bien.
El que peor baila: Sindre Lunke.
Peor gusto en música: Tobias Ludvigsson. Desafortunadamente dejó el equipo el año pasado, ¡pero no echaremos de menos su música en el bus!
Mejor compañero de habitación: Simon Geschke.
El que más tarda en la ducha: Toms Stamsnijder. Le gusta tomar su tiempo en la ducha.

 

Fotografía: Cor Vos/Sunweb, CyclingNews y Eurosport

Sprint Final. David Fletcher.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.