Entrevistamos a Egoitz Fernández: “No ha sido una temporada fácil, pero estoy satisfecho”

La temporada ha llegado a su fin y Egoitz Fernández nos hace un hueco en sus vacaciones. Quedamos de noche y a los pies de uno de los colosos ciclistas de Bizkaia. Se nota que es un día festivo. Por ello, nos cuesta encontrar un lugar en el que se aúnen tranquilidad y comodidad. Finalmente, entramos a una cafetería y comenzamos. 

  • Durante tu época amateur, has pasado por tres de los mejores equipos de España (Seguros Bilbao, Lizarte y Fundación Euskadi). ¿Que te llevas de cada una de ellas, tanto positivo como negativo?

Aprender ideas para hacerte poco a poco ciclista. Al final son tres equipos muy potentes en amateur, aunque se trabaja diferente en cada uno de ellos. En cualquiera de estos tres, se busca el mismo resultado: ser profesional y sobre todo, hacerte crecer.

  • Tras quedar 2º en la Copa de España 2015, pasas otro año más como amateur y ganas el Torneo Euskaldun. ¿Pensabas ya en el salto a profesionales durante esa temporada?

Si. Al final, yo creo que todos los que disputamos esos dos torneos es porque buscamos dar el salto a profesionales. Lo que pasa estos últimos años no es nada fácil lograrlo debido a que hay pocos equipos. Pero bueno, al final siempre existe esa ilusión, sin la que no saldríamos todos los días a entrenar.

  • Y de repente… te plantas en diciembre más cerca de la retirada como ciclista que de encontrar equipo. ¿Había contactos serios con algún equipo o estaba lejos la opción de seguir?

Pues… lo más posible era dejarlo. La verdad que si no llega a ser por la ayuda del staff de la Fundación Euskadi, y de Pablo Urtasun a última hora… Sobre todo fue Pablo el que apostó por mí. Gracias a él, que fue quién me metió en el Ukyo, seguí como ciclista. Pero si, la verdad es que estaba más cerca de dejarlo porque no tenía nada sobre la mesa.

  • ¿Había planes alternativos había fuera del ciclismo?

Si. He estudiado un grado superior de TAFAD y bueno, siempre hay opciones. Te tienes que plantear la vida de otra manera, pero no se acaba todo porque tengas que dejar el ciclismo.

  • Con 24 años, y habiendo corrido muy poco con profesionales, te marchas al Ukyo japonés. Licencia de dicho país, pero amplia representación española. ¿Se nota el cambio a la hora de planificar los objetivos y competir?

Se nota, se nota. Al final el grupo que estamos aquí intentamos trabajar más como se hace en Europa, sobre todo cuando he coincido con Pablo, que te transmite mucho dentro y fuera de carrera. Luego, en las carreras asiáticas y la manera de trabajar allí es totalmente diferente. Es una cultura distinta, pero poco a poco te vas adaptando.

  • Una vez en el equipo, logras tu primera victoria profesional en tu 9º día de competición, con tu compañero segundo. ¿Se puede decir que fue un momento de alivio después de lo vivido el invierno anterior?

Si. La verdad que no me la esperaba. No esperaba pasar a profesionales y ganar en el primer mes. Pero, más que alivio, alegría por ver que el trabajo que llevas haciendo años va dando sus frutos en un nivel difícil como el profesionalismo.

  • Miras la clasificación y el segundo es tu compañero Yusuke Hatanaka. ¿Pasó algo extraño en el sprint?

Yo, en principio, estaba trabajando para él. Hubo una caída a 350 metros y yo no sabía si había librado o no. A falta de 200 metros había una curva de 90º, me vi delante y… lo único que hice fue mirar la meta y no parar.

  • El resto de la temporada la has pasado a caballo entre ser la baza del equipo o un gregario más. Una de esas carreras como líder fue el Circuito de Getxo. Muy cerca de casa y a punto de quitarle la 3ª plaza a José Herrada. ¿Que sabor de boca te dejó la carrera?

Impresionante. La verdad que había preparado tanto Getxo como Ordizia -una semana antes- a conciencia. Sabía que eran dos carreras que me iban bien y Pablo me había dado libertad. Tenía que devolverle la confianza puesta en mi cuando pasé a profesionales gracias a él. Aún así, no esperas estar tan cerca de gente tan buena.

  • En definitiva, 28 días de competición con: 1 victoria y otras 4 veces en el Top10.. ¿Qué nota le pondrías y que conclusiones sacas de este primer año como profesional?

Estoy muy satisfecho. No sabría poner una nota, porque eso lo tienen que decir los demás, pero he acabado muy satisfecho. No ha sido una temporada fácil debido al calendario, que no ha sido muy continuó, corriendo prácticamente una vez al mes.

  • Hablemos de futuro. El año que viene regresas a la Fundación Euskadi. Más experiencia y ahora sí como un equipo Continental. ¿Que esperas de este 2018?

Sobre todo, seguir con la progresión que llevo, que creo que es buena. Y bueno… haré lo que me pida Jorge Azanza, que le vuelvo a tener como director. Nos conocemos bien los dos e intentaré aprovechar la oportunidad que me han dado de volver a Europa. Así que, toca coger el año con el máximo de ganas que pueda.

  • En apenas 1 año se ha pasado de tener 4 equipos a tener 6, aumentando los ascensos de ciclistas Sub23 al pelotón internacional. ¿Hubiera merecido la pena esperar un año más como amateur teniendo ahora más posibilidades de elegir?

Era clave dar el salto este pasado año. De hecho, si no es por la confianza de Pablo, estoy 100% seguro que no seguiría como ciclista. Aparte, este año me ha aportado mucho a nivel personal y deportivo, por lo que creo que era necesario pasar a profesionales.

  • Seguimos con los equipos pequeños. Este año, los Continentales podían correr pruebas de la Copa de España y no lo han hecho. ¿Crees que es una oportunidad perdida tanto para los Contis (más días de competición) como para los amateurs (correr con profesionales)?

Bueno… al final, los Continentales pueden tener esos días extra de competición en Francia y Portugal. Yo creó que si no lo han hecho es porque ningún corredor del equipo se ha quedado sin competir y ha tenido un calendario acorde a su categoría. En cuanto a los amateurs, siempre es un aliciente que corra un equipo profesional y va a hacer que mejores más.

  • Viendo el escaso calendario Continental que se puede tener en comparado con otros países, ¿Como verias la creación de una Copa Ibérica junto a Portugal para llenar las fechas libres?

Si fuera una Copa Ibérica con todos los Continentales yo creo que si. Aunque ahora, con el salto de Euskadi-Murias y Burgos-BH a ProContinental, nos quedamos pocos en esta categoría. Por otro lado, podría servir de aliciente para que salieran nuevos equipos y sería una buena idea.

  • En una entrevista hecha este pasado fin de semana a responsables de la Fundación Euskadi, han dicho que el objetivo es intentar ganar el Tour con Mikel Landa lo más pronto posible. ¿Te gustaría llegar a ese objetivo con el equipo?

Lo firmaba ahora mismo. Pero hay que ir paso a paso. Yo creo que Mikel Landa es muy ambicioso como ciclista, y también como persona. De momento ha sacado un equipo Continental, me ha dado una oportunidad enorme este año y a ver que pasa. Yo estaría encantado de poder estar en ese equipo.

  • ¿Puede ser un problema para lograr este objetivo que haya dos equipos vascos intentando suceder a Euskaltel-Euskadi?

Al final, cada equipo está llevando una vía diferente. Antes nos quejábamos porque no teníamos equipos, ahora hay dos… Vamos a ver que pasa y que los directores vean cual es el camino. Creo que lo mejor sería fusionarse más adelante, pero vamos a dejar que corra un poco el tiempo.

  • Para terminar. Hace apenas unos días se anunció la propuesta de votación en la Diputación de Bizkaia para acoger un Mundial de Ciclismo en un futuro. Aún quedan muchos pasos por dar, pero ¿Sería positivo para el ciclismo vasco?

Yo creo que si. Traes a l@s mejores ciclistas del mundo y es un espectáculo de varios días. Consigues atraer a mucha gente y creas afición. Sobre todo, sería muy bueno para los chavales que empiezan ahora en el ciclismo ver a las estrellas del momento pelearse en Bizkaia por el Mundial. La verdad, sería cumplir un sueño.


Imagen destacada: Fundación Euskadi

Sprint Final. Eriz Fraile (@ErizFraile)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.