Entrevistamos a Alexander Kristoff: “Estoy esprintando mejor este año”

Tras otro agitado comienzo de temporada y ya habiendo dejado atrás parte importante de las clásicas de primavera, Alexander Kristoff (Katusha-Alpecin) tiene en el punto de mira sus grandes objetivos de esta temporada. Aunque presume de once podios en 2017 -incluyendo cinco victorias-, Kristoff admite que no está totalmente satisfecho con su forma actual y que todavía hay aspectos que mejorar si quiere luchar por la victoria en el Tour de Flandes y la París-Roubaix.

Tengo la sensación de que estoy sprintando mejor este año en el llano. Esto es un aspecto del que estoy muy satisfecho, ya que el año pasado me había faltado ese toque de velocidad en el Tour. Las clásicas, por ahora, no han sido muy buenas para mí personalmente, pero en otros años no me han ido mucho mejor, así que estoy más o menos en mi nivel previsto. Miro mis datos de otros años y son muy parecidos, quizás son los demás que han mejorado. He tenido mucho ritmo de competición esta temporada. No funciona para todos, algunos prefieren llegar más frescos.

A pesar de que la suerte no ha acompañado al velocista noruego en las clásicas, Kristoff observa muchas similitudes entre este año y 2015, cuando se adjudicó la 99ª edición del Ronde Van Vlaanderen y confía que incluso no siendo el mejor adaptado a las clásicas de pavé, podrá repetir su hazaña. Pase lo que pase, solo un necio lo descartaría de su lista de favoritos considerando que en sus cinco participaciones, su peor posición fue el 15º puesto.

Espero conseguir el doblete en Flandes y si los grupos se recomponen hacia el final, tendré una muy buena oportunidad. Tenemos a Tony Martin para seguir a los mejores en las cotas y a mí si el final se disputa entre un grupo. Sinceramente no me veo como uno de los favoritos. Los más peligrosos son, sin duda, Peter Sagan y Greg Van Avermaet, pero aun así Flandes siempre me ha ido bien, siempre he estado fuerte y espero que este año sea igual.

Incluso teniendo a dos corredores altamente capacitados de desempeñar el papel de líder, el conjunto ruso Katusha-Alpecin se ha quedado innumerables veces esta temporada con la miel en los labios, sea por averías técnicas o caídas. Sin embargo, Kristoff confía en las opciones de su equipo y piensa que si todo va acorde al plan, tendrán la táctica perfecta para hacerse con la victoria.

Todavía no hemos tenido una buena oportunidad de competir juntos. Espero que podamos unir fuerzas en Flandes y Roubaix para darle al equipo un resultado del que puede estar orgulloso.

Aunque la primera mitad de 2017 ha estado totalmente centrado en hacerlo bien en las clásicas, Alexander Kristoff tendrá que reservar energías para su segundo gran objetivo de la temporada, el Tour de Francia. El noruego querrá añadir más victorias a su recuento, tras quedarse tan cerca en las últimas dos ediciones y tiene un plan específico para llegar a la Grande Boucle con la mejor forma posible.

Después de las clásicas, me tomaré un descanso de una semana. Probaré fortuna en Frankfurt y trataré de ganar una etapa en California. Serán los primeros pasos antes de afrontar el Tour, uno de mis grandes objetivos de 2017. Al final de abril ya tendré la intención de alcanzar mi máxima velocidad en los sprints.

Para terminar la entrevista, Alexander Kristoff nos contó algunas anécdotas de sus compañeros de equipo del Katusha-Alpecin.

Mejor amigo: Sven Erik Bystøm, mi leal compañero de entreno en el Katusha-Alpecin.

El que peor baila: Cuando veo a mis compañeros bailar, parecen bastante buenos, ¡quizás sea porque ya hemos bebido demasiado como para juzgar!

Peor gusto en música: Siento que todos dicen que soy yo cuando pongo mi playlist en el bus.

El que más tarda en la ducha: Marco Haller, no por tardar mucho en ducharse, sino porque se echa una eternidad arreglándose la barba en el baño.

Imágenes: Tim de Waele

Sprint Final. David Fletcher

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.