E3 Harelbeke – Quick Step firma un doblete con una exhibición de Terpstra

Tras ‘Los Tres Días De Panne’ y la victoria de Viviani bajo la lluvia belga, llega el turno de la E3 Harelbeke. El menú no podía ser mejor. La carrera, por muchos consideradas más dura de las clásicas belgas si exceptuamos los monumentos, y una excelente participación con casi todos los mejores corredores del pavé. Numerosos muros y tramos adoquinados para un total de más de 200 kilómetros y, de nuevo, unas duras condiciones meteorológicas.

La fuga, se formaba rápida. A los 10 kilómetros a meta 8 corredores tomaban ventaja y el pelotón les dejaba marchar. Estos corredores eran: Simone Consnni (UAE), Damien Gaudin (Direct Energie), Truls Korsaeth (Astana), Jeremy Lecroq (Vital Concept), Pim Ligthart (Roompot – Nederlandse Loterij), Nelson Oliveira (Movistar), Lukas Spengler (WB Aqua Protect Veranclassic) y Kevin van Melsen (Wanty – Groupe Gobert).

No obstante, no sería el mejor día para la fuga. A falta de 100 kilómetros y tras no muchos acontecimientos, la carrera explotaba. Una gran caída cortaba el pelotón mientras era comandado por Quick-Step. El equipo belga era consciente de la situación y de que muchos de sus grandes rivales estaban detrás. Entre otros muchos, Magnus Cort Nielsen (Astana), Michael Matthews (Team Sunweb), Alexander Kristoff (UAE), Arnaud Demare (FDJ) y Oliver Naesen (AG2R La-Mondiale). Todos ellos quedaban fuera de juego a falta de tantos kilómetros con un ambicioso Quick-Step que ponía la máquina a trabajar imprimiendo un ritmo altísimo.

El equipo belga, se convertía en dueño y señor de la carrera con una superioridad numérica pasmosa. Como suele hacer, el equipo de Lefevere comenzó su estrategia. Yves Lampaert y Niki Terpstra lanzaban un ataque en busca de los dos últimos fugados supervivientes del día, Pim Ligthart (Roompot – Nederlandse Loterij) y Damien Gaudin (Direct Energie). Por detrás, Greg Van Avermaet (BMC), Peter Sagan (Bora), Luke Durbridge (Mitchelton-Scott), Philippe Gilbert y Zdenek Stybar (Quick-Step) y Tiesj Benoot (Lotto-Soudal) perseguían.

Con el paso de los kilómetros los dos hombres de Quick cogían y soltaban a los dos supervivientes de la fuga que se incorporaban al grupo trasero. Pocos kilómetros después, con los dos hombres a unos 45” del grupo trasero, comenzaba una guerra ‘todos contra Sagan’. Los ataque se sucedían en este grupo de favoritos y nadie cerraba huecos, teniendo que ser el campeón del mundo en persona quién lo hiciese. Esto provocó que, primero Van Avermaet (BMC) y luego Gilbert (Quick-Step) y Tiesj Benoot (Lotto-Soudal), se escapasen formando un nuevo terceto perseguidor.

Peter Sagan (Bora) bajaba un poco el ritmo y esperaba a su compañero Daniel Oss (Bora) que llegaba y comenzaba a tirar de su líder y el resto de componentes de los antes mencionados. En esos momentos, un gran grupo con más favoritos, Oliver Naesen (AG2R La-Mondiale) entre ellos, llegaba al grupo de Sagan. Las diferencias eran de 48” con el grupo de Van Avermaet y 1′ 35” con el grupo de Sagan para los cabeza de carrera.

A falta de 38 kilómetros a meta saltaba la sorpresa. Sagan (Bora) cedía del tercer grupo, el campeón del mundo pagaba caros los esfuerzos del día tras la batalla que le plantaron el resto de corredores. A 1 35” de cabeza de carrera y con muchos kilómetros de cabeza el eslovaco se rendía y se dejaba ir. El terceto perseguidor (grupo 2), se mantenía a 42″ de los hombres de cabeza.

El grupo trasero, con un buen entendimiento, recortaba mucho tiempo y cazaba al terceto perseguidor. Así, llegaban hombres importantes como Sep Vanmarcke (EF Drapac), Matteo Trentin (Mitchelton-Scott), Oliver Naesen (AG2R La-Mondiale) o Jurgen Roelandts (BMC).

A 30 kilómetros a meta, antes de ser cazados los tres hombres mencionados por el grupo trasero, Philippe Gilbert (Quick-Step), que había ahorrado fuerzas al no dar relevos, atacaba en busca de sus dos compañeros en cabeza a unos 25”. Pocos kilómetros después y tras no ser esperado por sus compañeros, Gilbert (Quick-Step) esperaba al grupo perseguidor.

A 22 kilómetros a meta, Yves Lampart cedía en cabeza y Terpstra se quedaba solo en cabeza de carrera con 36” de ventaja. El neerlandés se mostraba fuerte y seguía en solitario el pulso con el grupo perseguidor, en el que rodaban dos de sus compañeros, Stybar y Gilbert.

Hasta menos de 7 kilómetros para el final el entendimiento en el grupo perseguidor era bueno. Fue entonces cuando se acabó. Con Tersptra (Quick-Step) a 18” comenzaron los ataques. Muchos y muy variados y todos ellos iban siendo tapados por unos y otros. Esta situación favoreció al cabeza de carrera con numerosos parones. El holandés lo tenía hecho. Llegaba, disfrutaba su victoria tras una larguísima fuga y sorprendía a los grandes favoritos tras la apuesta del equipo por él. Una exhibición para el recuerdo y ya van muchas para el equipo del gran Patrick Lefevere.

Por detrás, el podium se cerraba al sprint con Gilbert firmando el doblete para el Quick-Step y Greg Van Avermaet (BMC) tercero. Un carrerón con un agónico triunfo de Terpstra que continua con el dominio absoluto del equipo belga en las carreras de su país. Un día más, Quick-Step fue una máquina perfecta.

 


Clasificación final

  1. N. Terpstra (QST)
  2. P. Gilbert (QST) +19”
  3. G. Van Avermaet (BMC) +19”
  4. O. Naesen (AGR) +19”
  5. T. Benoot (LTS) +19”
  6. J. Stuyven (TFS) +19”
  7. S. Vanmarcke (EFD) +19”
  8. G. Moscon (SKY) +19”
  9. Z. Stybar (QST) +19”
  10. S. Kung (BMC) +19”

Sprint Final. Adrián Pacheco (@adripache19)

Comentários no Facebook