Drenthe y Groningen podrían albergar los Mundiales de 2020 en detrimento de Vicenza/Veneto

Aunque en un principio Vicenza y Venecia fueron elegidas por la Union Ciclista Internacional (UCI) para organizar los Campeonatos Mundiales en 2020, la celebración en ese lugar está en peligro. La carrera tendría que empezar en la Plaza de San Marcos en Venecia y en Vicenza se darían seis o siete vueltas a un circuito de más de veinte kilómetros. Sin embargo, ambas ciudades italianas recientemente omitieron dar más detalles sobre el evento.

La realidad es que no hay apoyo político y social en la región del Veneto. Por ejemplo, el centro histórico de Venecia está en peligro de “colapsar” debido al turismo de masas en constante aumento, resultando ello en problemas con los residentes y los turistas. El Mundial harían aumentar aún más esos problemas. La UCI decidió, por medio del presidente David Lappartient, acercarse a la Fundación de Campeonatos de Ciclismo Northern Netherlands (SCCNN), que planeaba organizar los Mundiales en torno al año 2023.

Eso sucedió durante el Campeonato Mundial de Ciclocross que se celebró en Valkenburg en febrero. Debido a la solicitud oficial de la UCI para adelantar el campeonato mundial en el norte de los Países Bajos, se ha lanzado un estudio sobre la viabilidad del plan, tanto en términos de tiempo como económicos. Las provincias de Drenthe y Groningen, junto a SCCNN, publicarán los resultados a principios de abril.Está claro que se espera una garantía de 10 millones de euros de las provincias en el presupuesto total de 15 a 16 millones de euros.

El Ministerio de Sanidad, Bienestar y Deportes (VWS) debería ocuparse de 2,5 millones de euros. La esperanza es que la comunidad empresarial aporte los 3 millones de euros restantes. Una delegación de la UCI que visitó recientemente el norte de los Países Bajos estaba impresionada por las posibilidades.

El campeonato dura diez días y se transmite en vivo en 35 países. Según los cálculos, el norte de los Países Bajos tendría 350.000 visitas, lo que representa un retorno económico de 25 millones de euros. Pese a ello, puede salir mal, como demostró la organización del Campeonato Mundial de Ciclismo en Bergen el año pasado o los de Ponferrada 2014. A pesar del gran interés público, la organización de Bergen se declaró recientemente en bancarrota con una deuda de más de 4 millones de euros.


Fuente: DHVN.nl

Imagen destacada: Groningen-Drenthe 2020

Sprint Final, Ibai Lara (@ibai_lara, @ibai_lara)

Comentários no Facebook