Declaraciones post-Etapa 3 Tirreno: Sagan termina conteno; los QuickStep, enfadados y Rohan Dennis con ganas de pelear

Con la etapa reina de esta 52ª edición de la Tirreno-Adriatico en el menú de hoy, el pelotón pudo disfrutar de una relativamente tranquila 3ª jornada camino de Montalto di Castro. Con poco más de 200 kilómetros a recorrer, tuvo un guión bastante habitual: primero, el pelotón dejo que se formará una fuga, en todo momento controlada. Más adelante, comenzaron las peleas en ese grupeto y el pelotón les cazó. Finalmente, desenlace en una volatta ligeramente ascendente.

En ese sprint, una vez más, el más rápido fue el actual portador del arcobaleno, Peter Sagan (Bora-Hansgrohe). Esperando a rueda de Sacha Modolo (UAE Team Emirates) primero y Elia Viviani (Sky) después; el eslovaco salió cuando y como quiso. Ganando con facilidad, era el principal objetivo de los focos -y de los micrófonos- tras cruzar la meta. Repitiendo lo que lleva haciendo toda la temporada, volvió a dejar una entrevista divertida, aunque un poco incoherente e irrespetuosa. Pese a ello, quedaron claras sus sensaciones:

El sprint ha ido bien, y quiero agradecer el gran trabajo de mi equipo. Recuero el sprint del año pasado, en el que me coloque muy pronto en cabeza. Hoy he visto la rueda de Elia (Viviani) y he decidido seguirla.

Tras responder sobre como se había encontrado hoy, en una jornada en la que según él “hubo viento lateral en la parte final”, fue preguntado acerca de las grandes clásicas que aún quedan por disputarse. El balance de victorias hasta el momento es mejor que el año pasado, cuando terminada la Tirreno-Adriatico no había logrado aún alzar los brazos victorioso. Pese a ello, Peter Sagan no le da importancia a los números.

El año pasado, no gané aquí y gané el Tour de Flandes (risas). Es importante sentirse bien; más allá de ganar, ser segundo o ser tercero. Veremos que tal llego a las clásicas.

En el otro lado de la moneda, encontramos a un desafortunado QuickStep Floors. Mientras preparaban el sprint de Fernando Gaviria, no pudieron evitar la caída producida en el último kilómetro. En ella, cayeron junto al colombiano Bob Jungels -su hombre para la general- y Tom Boonen, que un año más comienza la temporada acumulando caídas. El más experimentado de los tres, Tommeke, decidió ser quien llevará la voz cantante a la hora de hablar con la prensa para explicar lo sucedido en esa parte final de etapa:

No se que ha pasado exactamente. Estábamos bien colocados -15 primeros-, con Fernando (Gaviria) a mi rueda, y de repente dos corredores han caído delante nuestro. Es una lástima, porque podíamos haber hecho un buen sprint.

Al igual que el ganador de la etapa, el oriundo de Mol también tiene entre ceja y ceja las clásicas del pavé de este inicio de año, en especial la Paris-Roubaix con la que cerrará su carrera. Por ello, tuvo que responder durante la entrevista sobre si ser el lanzador de otro corredor es lo mejor para alguien que quiere vencer en las clásicas y estar en su mejor forma. El belga, sincero, dijo lo siguiente:

Si estás en la cabeza o luchando por el sprint, por supuesto que es más fácil sufrir una caída. Si te dejas caer y entras en 105ª posición, prácticamente no arriesgas nada. Pero yo quiero cumplir mi papel en el equipo.

Ajeno a todo este bullicio se encontraba Rohan Dennis (BMC), a quien le ha caído sobre sus hombros casi por sorpresa la maglia azzurra de líder de la carrera. Empatado a tiempo con tres de sus compañeros, le ha arrebatado la preciada prenda a Greg van Avermaet gracias al puestómetro. Una vez con ella puesta, aclaró que él no es la primera baza en el final de hoy en el Terminillo, si bien no descarta pelear por mantener el liderato si tiene piernas y se dan algunos factores.

Tejay (van Garderen) es el numero 1 del equipo. Yo soy el reserva, aunque Caruso también puede ser útil. Podemos hacer una buena ascensión, con tres hombres que podemos hacerlo realmente bien.

Esa desconfianza manifiesta -aunque se intenta esconder- que hay sobre el corredor estadounidense dentro del equipo podría, como el propio líder ha dicho, propiciar que acabara siendo el jefe de filas del equipo. Gran parte de esas opciones de terminar la ronda italiana como líder de BMC pasan por no perder mucho tiempo hoy, para estar en la pelea en la decisiva crono final. Así lo expresaba el ex-recordman de la hora:

Aunque pierda el liderato, si sigo estando cerca puede que mi rol cambie. La crono final se adapta a la perfección a mi y puedo sacar bastante tiempo a los escaladores. Hoy iré al 100% hasta arriba. Es lo que debo hacer.

Fuentes: Cyclingnews y webs oficiales de BMC, QuickStep Floors y Bora-Hansgrohe

Imagen destacada: Tim de Waele/QuickStep Floors

Sprint Final. Eriz Fraile (@TxoriTorete1197)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.