Amstel Gold Race 2018 – Valgren sorprende a los favoritos

Tras el fin del pavé, es el momento de las Árdenas. Hoy se iniciaba la primera de las tres clásicas que forman el famoso Tríptico de las Árdenas. Se trata de la Amstel Gold Race. La clásica holandesa estrenaba final y prometía grandes emociones. En el camino, 260 kilómetros, 36 cotas de montaña y un elenco de corredores en la salida de altos vuelos. Una carrera abierta y de la que no sabíamos que esperar con la cantidad de favoritos e intereses distintos entre ellos.

La carrera partía rápida pero, sorprendentemente, la fuga se formaba rápidamente y el pelotón dejaba hacer. Una fuga de 9 corredores que rodaban fuerte en los primeros kilómetros mientras el pelotón se permitía un respiro. Ls escapados de la jornada fueron: Jenthe Biermans (Katusha – Alpecin), Tsgabu Grmay (Trek – Segafredo), Matteo Bono (UAE Team Emirates), Oscar Riesebeek (Roompot – Nederlandse Loterij), Marco Tizza (NIPPO – Vini Fantini – Europa Ovini), Preben Van Hecke (Sport Vlaanderen – Baloise), Bram Tankink (Lotto NL – Jumbo), Lawson Craddock (EF – Drapac) y Eddie Dunbar (Aqua Blue Sport).

Pronto, aumentaba la ventaja de la fuga exponencialmente. Hasta 15 minutos y medio llegaron a sumar los escapados, momento en el que despertaba el pelotón y comenzaba a disminuir la diferencia. Sky, Quick-Step y Movistar fueron los equipos más activos en el pelotón en ese trabajo de control de la ventaja de los fugados.

Sin más historia, los corredores superaban las distintas cotas del recorrido mientras la ventaja seguía cayendo. Con el paso de los kilómetros, los ciclistas que habían trabajado en el pelotón y aquellos que no podían aguantar el ritmo iban cediendo del gran grupo, que veía reducido su número. Ya en esta parte final de la carrera, los grandes favoritos aparecían en cabeza de pelotón en busca de la mejor colocación para superar las subidas finales.

A falta de 40 kilómetros, la pelea en el pelotón comenzaba. Los nervios aparecían y el ritmo aumentaba. La fuga mantenía dos minutos que serían insuficientes para luchar por la victoria final. Rigoberto Urán (EF-Drapac) se enganchaba con un corredor de Bora y se iba al suelo. La lucha había comenzado y la carrera ya no pararía.

A 35 kilómetros a meta, un fuerte arreón en el pelotón lo rompió. Primero Jungels (Quick-Step), luego Gorka Izaguirre (Bahrain-Merida) y, por último, Roman Kreuziger (Mitchelton-Scott) fueron los hombres que provocaron esta aceleración en el grupo. En ese momento, unas 35 unidades formaban el pelotón. Pocos corredores para los 32 kilómetros que restaban.

A falta de 30 kilómetros y tras una fuerte subida de ritmo de Mikel Landa (Movistar), atacaba Ion Izaguirre (Bahrain-Merida), tomando unos metros de ventaja respecto al pelotón. El corredor español se mostraba fuerte y buscaba unirse al grupo de fugados que mantenía 1′ 15” respecto al pelotón.

El movimiento de Ion sería respondido ya por los capos de la carrera. Michal Kwitakowski en persona cerraba el hueco. El contraataque llegaría de la mano de Peter Sagan (Bora-Hansgrohe). Desde entonces, numerosos corredores realizarían aceleraciones, mientras que otros, como Bauke Mollema (Trek-Segafredo) sufrían por mantener el ritmo del pelotón.

El siguiente movimiento importante llegaría de la mano de Roman Kreuziger (Mitchelton-Scott). A él se uniría Enrico Gasparotto y juntos abrían unos 10 segundos de ventaja. Mientras, la fuga mantenía 1 minuto con el pelotón en el que aguantaban unos 15 corredores.

Cuando restaban 20 kilómetros Michael Matthews (Team Sunweb), sufría un pinchazo en el peor momento que tiraba por tierra todas sus opciones. Esto le forzaba a verse relegado del pelotón y se unía a un grupo trasero, donde comenzaría una persecución imposible que nunca se materializaría. En esos momentos, las ventajas eran de 14 y 38 segundos respectivamente. La fuga se mantenía con vida y los dos corredores entre grupos hacían camino con un entendimiento perfecto.

Poco después, Gasparotto y Kreuziger se unían a cabeza de carrera. Por detrás, guerra auténtica de todos contra todos. Mil ataques y contraataques, una locura aunque nadie conseg

uía abrir ninguna diferencia. 16 segundos separaban ambos grupos.

A falta de 13 kilómetros, llegaría el primer golpe de Alejandro Valverde (Movistar). Fuerza y decisión en un ataque al que solo eran capaces de responder Julian Alaphilippe (Quick-Step), Peter Sagan (Bora), Valgren y Fulgsang (Astana) y Tim Wellens (Lotto-Soudal). Gracias a este movimiento, se unían a cabeza de carrera formándose un gran grupo en cabeza con varios corredores de la fuga inicial. Increíble la aventura de estos corredores durante 250 kilómetros.

Sorprendentemente, Oscar Riesebeek (Roompot-Nederlandse Loterij) volvía a atacar. El corredor atacaba sin mirar atras y cogía unos segundos de ventaja junto a Fulgsang (Astana) y Matteo Bono (UAE Emirates). Dos corredores que, tras más de 250 kilómetros de fuga volvían a intentarlo. Poco duraba su intento, pero que sería repetido de nuevo por Oscar Riesebeek (Roompot-Nederlandse Loterij), esta vez junto a Van Hecke (Sport Vlaanderen-Baloise) y Jakog Fulgsang (Astana). El danés esta vez arrancaba y se iba en solitario por delante. Por detrás, Valverde (Movistar) arrancaba fuerte desde atrás y cogía al de Astana. El resto de integrantes del grupo de cabeza también eran capaces de coger a Fuglsang y Valverde.

A 5 km para la llegada, un grupo persgeuidor comandado por Philippe Gilbert (Quick-Step), se estaba acercando ya que trataba de apurar sus opciones. 21” de ventaja para los cabeza de carrera en esos momentos, cuando Valgren (Astana) lo intentaba sin éxito.

A falta de 2 kilómetros, Valgren (Astana) volvía a intentarlo. A su rueda llegaba un incombustible Roman Kreuziger (Mitchelton-Scott). Además, Gasparotto (Bahrain-Merida) saltaba en busca de los dos escapados. En un agónico sprint, Michael Valgren (Astana) lograba una impresionante victoria. Segundo sería un gran Roman Kreuziger (Mitchelton-Scott) y tercero Enrico Gasparotto (Bahrain-Merida).

Gran carrera de Astana y en concreto de sus dos corredores daneses. Estrategia perfecta y victoria limpia. Michael Valgren confirma su buen estado de forma y logra su segunda victoria importante este año. Tras la victoria en la Omloop y el cuarto puesto en el Tour de Flandes, se impone en la Amstel Gold Race, dónde ya fue segundo en 2016. Por detrás, el grupo de favoritos con Sagan (Bora) y Valverde (Movistar), entre otros, se durmieron durante el ataque del ganador y, un día más, el control entre favoritos permitió que un outsider se hiciese con la victoria.


Clasificación final

  1. M. Valgren (Astana)
  2. R. Kreuziger (Mitchelton-Scott)
  3. E. Gasparotto (Bahrain-Merida)
  4. P. Sagan (Bora)
  5. A. Valverde (Movistar)
  6. T. Wellens (Lotto-Soudal)
  7. J. Alaphilippe (Quick-Step)
  8. J. Fulgsang (Astana)
  9. L. Craddock (EF-Drapac)
  10. J. Vanendert (Lotto-Soudal)

 


Sprint Final. Adrián Pacheco (@adripache19)

Comentários no Facebook