El ciclismo, el arte de sufrir; Jakob fuglsang

Esta particular frase, es una clara definición aplicable a la edición que estamos viviendo durante éste mes de julio. Después de una trepidante etapa número 13, cargada de ataques y acción, no nos ha dado tiempo a echar de menos a Jakob Fuglsang. El experto ciclista danés llegaba en una fantástica condición física tras ganar el “Le petit tour” y parecía ser el fantástico quitanieves de Fabio Aru quién en estas circunstancias sí le va a extrañar en su defensa del jersey amarillo en las etapas de montaña .

                           caida fuglsangJakob Fuglsang en carrera.

El medallista olímpico en Rio 2016 sufrió un contratiempo con su compañero Dario Cataldo en la undécima etapa. A priori Fuglsang continuaba con alguna molestia pero conseguía montarse en la bicicleta, recuerden que se encontraba en la quinta posición de la clasificación general y estaba en pleno asalto al líder, en ese momento Christopher Froome. Al mismo tiempo su compañero italiano Cataldo abandonaba sin opción a réplica con una fractura de muñeca.La caída se produjo a 93 kilómetros del final en la localidad pirenaica de Pau, cuando Fuglsang sufrió “dos pequeñas fracturas en el escafoides y en la cabeza del radio” comunicó el conjunto kazajo. La solución fácil hubiera sido meterse en el coche y plantear lo que quedaba de temporada de otra manera pero él decidió apretar los dientes y continuar en carrera. La etapa la acabó como pudo, no iba a ser de otra manera, pero después de analizar sus lesiones ayer nos sorprendió a todos los amantes del ciclismo tomando la salida de una etapa durísima de 214,5 kilómetros de longitud atravesando los pirineos franceses. Por si nos había parecido algo normal viniendo de un ciclista, él también acabó la etapa que se parecía más a una lucha consigo mismo.

Momento de la caída en la etapa 11.
Dario Cataldo tras la caída.

Hoy se acercaba a la linea de salida con otra mentalidad, se sabía que iba a ser una etapa rápida y que le tocaba sufrir, por lo tanto se situaba en la cola del pelotón buscando ir un poco más relajado. Pero ya antes de comenzar el primer puerto de la jornada cedía metros con el pelotón. Tras acabar el descenso del Col de Latrape el valiente ciclista ha decidido poner pie a tierra y detener este sufrimiento para comenzar una pronta recuperación.

Desde la redacción de Sprint Final queremos agradecer a estos guerreros el esfuerzo que nos regalan cada jornada de la temporada. Gracias a ellos este deporte sobrevive y nos enamora.

Imágenes:Getty Images (principal) y Cycle Sport

Sprint Final , Diego Ayús Sanchez

Comentários no Facebook