Chris Froome, un caballero sobre la bicicleta

Cuatro Tour de Francia y una Vuelta a España, acompañado todo esto de diversos podios y etapas en cada una de estas dos Grandes Vueltas; por no hablar de sus triunfos en Dauphiné  (2013, 2015 y 2016) o Tour de Romandie (2013 y 2014), entre otros. Un historial digno de pocos ciclistas. De hecho, podríamos decir que se encuentra en un lugar donde pocos ciclistas podemos encontrar de este siglo XXI. Equiparable sólo con Alberto Contador y Vincenzo Nibali.

Ese es Chris Froome en cuanto a éxitos se refiere. Podría ser un ciclista orgulloso, yendo de Vuelta en Vuelta alardeando de sus triunfos y declarando que no tiene rival, por ello gana el Tour de Francia. No, el británico es todo lo contrario. Un ciclista humilde, que valora a sus rivales y el trabajo de todo su equipo. A su vez, y es algo que a todos nos impresiona, su manera de implicarse en carrera es inigualable con cualquier otro ciclista del pelotón. Vaya bien o mal las cosas, siempre dará el do de pecho.

Cómo no recordar aquella etapa disputada en Andorra durante La Vuelta 2015, cuando se caía en el km 3  y lograba acabar una de las etapas más duras de la carrera española, a más de 7′ del ganador Mikel Landa. Al día siguiente, se notificaba su abandono por una rotura en el pie. Aquel día llovía, aquel día no tenía equipo y aquel día perdía tiempo suficiente para no poder volver a meterse en la lucha por la general. Aún así, quiso culminar la jornada e ir al médico para ver si podía continuar, algo que no ocurrió. ¿Por qué tanto sufrimiento tras ganar el Tour de Francia?

Chris Froome es único, su grado de implicación en carrera es envidiable. Siempre atento, al frente del pelotón y dando instrucciones a sus fieles gregarios. No todo es esto. Froome es una magnífica persona, lo hemos visto en esta Vuelta a España 2017. Etapa que terminaba, etapa que daba las gracias a sus compañeros delante de la prensa, etapa que culminaba ganando tiempo no minusvaloraba a sus rivales, sólo decía que era buena la situación en la que estaba.

Se cae, se levanta y no se queja. Sigue pedaleando. Así lo hemos visto en esta Vuelta a España. Para recordar todo esto mencionado, y algo más, podemos sacar a la luz sus declaraciones después de subir el Angliru y saberse ganador de la Vuelta a España, convirtiéndose en el primer ciclista de la era moderna en conseguir ganar Tour-Vuelta en un mismo año. Palabras de un caballero, sin creerse superior y valorando a sus rivales. A continuación dejamos una serie de declaraciones remarcables.

Ganar la Vuelta es algo increíble. Después de quedar 2º hasta tres veces, ganar La Vuelta es increíble. La etapa de hoy ha sido muy dura, con mal tiempo y caídas. Una etapa muy dura. Hoy queríamos ganar la etapa, pero Alberto fue muy fuerte. Sólo puedo decir ¡Grande Alberto y enhorabuena por acabar así tu carrera, ganando! Lograr el Tour-Vuelta con estas fechas es algo que nunca se ha hecho, increíble.

Un Chris Froome, que  como vemos se muestra humilde. Pocos lograrían ser así y dar incluso la enhorabuena a su rival por ganar la etapa. Por remarcar otro hecho, fue sorprendente ver a Alberto Contador entrar primero en Madrid con el permiso del líder de la carrera, el que se merecía dicho logro por ganar la Vuelta a España. Así pues, podemos resumir el comportamiento de un gran ciclista como es Chris Froome como un campeón humilde, detallista, agradecido, generoso, ambicioso, respeto por sus rivales  y profesional. En definitiva, un ciclista como la copa de un pino.

Imagen destacada: Javier Lizon/EPA

Diego Vos Trespalacios

@diegovos_ en twitter. Apasionado de este deporte, el ciclismo. Con grandes ilusiones y un camino por recorrer. Luchando por hacer grande este proyecto tan bonito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.