Brian Cookson sobre Froome: “Erróneamente pensé que el asunto se habría resuelto”.

El pasado 13 de diciembre, a las 07.30 de la mañana, el diario francés Le Monde publicaba una noticia que hacía saltar todas las alarmas, y sacudía, una vez más, los cimientos del universo ciclista. Chris Froome, tetracampeón del Tour de Francia, había superado el límite permitido de salbutamol en un control antidopaje realizado el pasado 7 de septiembre, durante la disputa de una emocionante Vuelta a España, en la que acabaría imponiéndose.

Veinte minutos después de que Le Monde se hiciera eco de la noticia, la UCI publicaba una nota de prensa explicando el resultado adverso del control, que según la Unión Ciclista Internacional le fue comunicado al corredor del Sky el pasado 20 de septiembre. En ese momento, Brian Cookson ocupaba aún la presidencia del organismo que gobierna el ciclismo mundial. 24 horas más tarde, David Lappartient se imponía con una amplia mayoría en la votación que la UCI celebraba en Bergen para la designación de su nuevo presidente.

El pasado jueves, un día después de que se hiciera público el presunto positivo de Froome, Brian Cookson manifestaba haber tenido conocimiento del mismo un día antes de ser relegado de su cargo, y es tajante al afirmar que en ningún momento Chris Froome recibió tratamiento especial alguno en relación a su caso.

“De acuerdo con los procedimientos introducidos durante mi mandato como Presidente de la UCI, todos los asuntos antidopaje fueron resueltos por el CADF – Cycling Anti-Doping Foundation- de forma independiente y por el Servicio Jurídico Antidopaje supervisado por un abogado externo. Como Presidente de la UCI, por tanto, no tuve ningún papel o influencia en ningún caso individual.”

Tenía entonces  y todavía tengo, la confianza en la integridad de todos los involucrados, que siempre seguirían los procedimientos correctos, y no tratarían a ningún corredor de manera diferente”, añadía Cookson.

Como bien es sabido, el exceso de salbutamol hallado en la orina del ciclista británico no se ha de considerar por el momento como un positivo, razón por la cual no fue automáticamente suspendido por la UCI, que no se pronunció tampoco sobre los resultados del test hasta que la prensa se hizo eco de ellos.

Esto es debido a que el salbutamol es un broncodilatador empleado para tratar el asma, teniendo Froome permiso para su uso. No obstante, el corredor deberá ahora probar su inocencia mediante un estudio farmacocinético controlado que constate que el resultado anómalo encontrado en el control fue consecuencia del uso de una dosis terapéutica. En caso no poder proporcionar una explicación satisfactoria de los resultados de la prueba, se podría enfrentar a una sanción y a la pérdida de su título como vencedor de la última Vuelta.

Pasados dos días desde sus primeras declaraciones, Brian Cookson aclaraba nuevamente su efímero papel en el caso Froome, intentando apaciguar aquellas voces que apuntan a que tal vez no sea casualidad que el posible positivo de su compatriota coincidiese con el cambio de presidencia.

“Me informaron que Chris Froome había proporcionado una muestra A con un resultado anómalo para una sustancia, que no daba lugar a una suspensión provisional inmediata en las últimas 24 horas de mi permanencia en la UCI. Cuando salí de la UCI al día siguiente, el asunto pasó al nuevo Presidente y, como es lógico, no me siguieron informando sobre el asunto. No puedo comentar más sobre este o cualquier otro caso en curso”.

Pocos días antes de que se conociera el resultado adverso de Froome en la Vuelta, Brian Cookson abogaba por que se restableciera la reputación del conjunto Sky y de Bradley Wiggins, una vez finalizada, sin presentarse cargos, la investigación emprendida por la agencia británica antidopaje en relación a un sospechoso paquete de medicinas que el Sky habría recibido de manos de la federación británica de ciclismo –presidida entonces por Cookson-, durante el Critérium del Dauphiné de 2011. Poco después, Wiggins solicitaba autorización para el uso terapéutico de un potente esteroide para combatir su asma.

Preguntado por Cyclingnews sobre el porqué de tales declaraciones, pese a ser conocedor de lo ocurrido con Froome y el salbutamol, Brian Cookson se justificaba de la siguiente manera.

“Erróneamente pensé que el asunto se habría resuelto”.

No han tardado en aparecer críticas a Cookson al respecto, como las emanadas de su predecesor en la UCI, Pat McQuaid:

“Me sorprendió lo que Brian dijo acerca de recuperar la credibilidad del Sky cuando todo el tiempo sabía lo que estaba pasando en segundo plano”.

Imagen destacada: rtlnieuws.nl
Sprint Final, Virginia Barriuso (@Vicki_BT)

Related Post

Deja un comentario en: “Brian Cookson sobre Froome: “Erróneamente pensé que el asunto se habría resuelto”.

  • 18 diciembre, 2017 en 16:55
    Permalink

    Si no hay sanción, esta disciplina tan bonita como el ciclismo perdera respeto y credibilidad frente a otras disciplinas y ante los ojos del mundo; ahora uno se pregunta… Un asmatico con los mejores resultados por encima de otro deportista que no la sufre? No se hasta dónde la gente les crea tanto y hasta donde se ha llegado, por favor.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.