Anunciado el recorrido de la París-Niza

Primeros días del año. Esos días en el que los ciclistas estrenan orgullosos sus nuevos maillots y ultiman su preparación de cara a la temporada que está a punto de comenzar. Por otro parte, los organizadores usan estas primera jornadas para dar a conocer como serán sus carreras. Y ese es el caso de la París-Niza, anunciada esta mañana por ASO, también organizador del Tour de Francia.

Habitualmente iniciada con un prólogo en alguna de las localidades del departamento de Yvelines, su desaparición es el primer gran cambio respecto a ediciones pasadas. En su lugar, etapa de casi 150 km con salida y llegada en Bois-d’Arcy, propicia para que un sprinter vista el maillot amarillo de líder. La segunda y tercera jornada, con distancias cercanas a los 200 kilómetros y un perfil favorable, deberían E4también finalizar en un sprint masivo.

El cuarto día de competición, mismo en el que fue colocado el año pasado, la etapa concluirá en el Mount Broully. Tras no poder ascenderlo en 2016 debido a una fuerte nevada, este año será la primera piedra de toque para los favoritos. Con salida en Beaujeu, disputarán una “cronoescalada”, cuyo final será este puerto, con 3 km al 7.7% de pendiente media.

Tras este primer ensayo de cara a la clasificación general, el pelotón volverá a tener una jornada teoricamente tranquila y diseñada para los mejores velocistas. Con 199,5 kilómetros de recorrido, la meta situada en Bourg-de-Péage será la última etapa en la que los hombres rápidos tendrán opciones de victoria.

C1PaEsvWgAEaiQ1La antepenúltima etapa dará inicio a un tríptico de montaña/media montaña, con una jornada rompepiernas. Con un terreno ondulado durante sus más de 190 kilómetros, los ciclistas deberán afrontar 6 pasos puntuables para el maillot de la montaña. El último de ellos, el Mur de Fayence -1.3 km al 9.8%-, servirá de primer final en alto de una etapa en línea de la 75ª edición de la París-Niza.

C1Paf7bXUAAewIwPara seguir dilucidando la lucha por el maillot jaune, en la 7ª etapa se podrá disfrutar del final de etapa más alto de la historia de la carrera. Con dos puertos encadenados practicamentes de salida, no será hasta la última parte del día cuando el terreno se vuelva a poner interesante. Poco después de haber pasado el kilómetro 130, ascenderán el Col de Saint Martin -7.5 km al 7.2%-; para inmediatamente después de terminar el descenso comenzar la ascensión al Col de la Couillole. Este puerto, de 15.7 km al 7.1%, será el techo histórico de La Course au Soleil con sus 1678 metros.

Para terminar, y como suele ser habitual, etapa alrededor de Niza. Tras varios años alternando la cronoescalada al Col d’Eze con una etapa en línea, este año toca repetir. Tras un inicio con algún pequeño cambio respecto a la etapa final de 2016, una vez coronado el Col de Levens -km.21- repetirán los casi 100 kilómetros que les quedarán hasta meta. Dicha meta, en respeto a las víctimas del atentado ocurrido el pasado 14 de julio, no estará situada en su lugar habitual, el Paseo de los Ingleses.

Fuente: ASO

Imagen destacada: ASO

Sprint Final. Eriz Fraile (@TxoriTorete1197)

Comentários no Facebook