8 nombres propios del pavé

Alrededor de las cinco de la tarde del pasado domingo terminaba la Paris-Roubaix más rápida de la historia. Y con este hecho, como cada año, también se ponía punto y final a las clásicas del pavé. Kapelmuur, Oude-Kwaremont, Paterberg, Flandes, Arenberg… Los nombres propios de los lugares que recorren estas clásicas son conocidos por todos y año tras año suelen repetirse. Sin embargo, el nombre de los protagonistas en estas carreras cada año puede variar y a continuación os dejamos una selección de 8 ciclistas cuya actuación en estas clásicas nos ha parecido digna de contarla:

1.- Greg van Avermaet (BMC)

Sin duda alguna, será recordado como el nombre propio de la primavera de 2017. El pasado año, la mala suerte se cebó con él, y una caída en el Tour de Flandes le hizo abandonar y perderse también la Paris-Roubaix. Un año más tarde, muchas cosas han cambiado. Es campeón olímpico y ya ha vestido el amarillo del Tour. Su primavera en el pavé, simplemente espectacular y prácticamente inigualable: 4 victorias (Omloop Het Nieuwsblad, E3 Harelbeke, Gent-Wevelgem y Paris-Roubaix), otro podio más (2º en el Tour de Flandes) y un Top-10 (7º en Kuurne-Bruxelles-Kuurne). A sus 31 años, no ha habido quien parase a Avi.

2.- Dylan van Baarle (Cannondale-Drapac)

Hasta esta primavera, este neerlandés de 24 años ya había merodeado los puestos de honor de este tipo de clásicas, con algún que otro Top10 y Top20. Incluso se puede ver en su historial una 3ª plaza en la Dwars door Vlaanderen de 2015. Sin embargo, sus resultados eran un tanto irregulares y le faltaba dar ese pequeño paso adelante ganando en regularidad. Habiendo comenzado la temporada como gregario de lujo de un desaparecido Sep Vanmarcke, ha sabido reponerse a su baja y coger las riendas del equipo. El resultado, ese paso adelante tan esperado, con tres Top10 (8º Dwars door Vlaanderen, 9º E3 Harelbeke y 4º Tour de Flandes) y asomando la cabeza en alguno de los cortes decisivos.

3.- Philippe Gilbert (QuickStep Floors)

Señoras, señores, niñas, niños… el Jabalí de las Ardenas está de vuelta. Muchos aficionados le daban ya por muerto, deportivamente hablando. Pese a conseguir alguna victoria de prestigio -etapas en el Giro, alguna clásica menor, el nacional belga- el flamante fichaje de la escuadra de Patrick Lefevere no conseguía volver a su gran nivel en las clásicas que había tenido a comienzos de la presente década. Su territorio comanche siempre había sido el Tríptico de las Ardenas, si bien es cierto que ya había hecho buenos resultados en las piedras de Flandes. Sin embargo, lo conseguido este año no tiene comparación, consiguiendo ganar el Tour de Flandes con un ataque a más de 50 kilómetros de meta. El resto de la carrera, es historia.

4.- Oliver Naesen (AG2R-La Mondiale)

¿Donde ha estado escondido este chico en años anteriores? Sin lugar a duda, uno de los grandes saltos de promesa a gran clasicómano. El año pasado, debutó en el WorldTour de la mano del extinto IAM. En ese momento ya comenzó a enseñar su buen hacer en todo tipo de carreras. Y cuando el equipo anuncio que dejaba el ciclismo, consiguió estrenarse en el WorldTour gananfo la Bretagne Classic-Ouest France. Este año, parece haberse especializado en las piedras, pues sus resultados no tienen nada que envidiar a muchos ciclistas del pelotón. 1 podio y otras 3 veces en el Top10 de las 7 clásicas de pavé disputadas… y quien sabe si no tenía un podio de Flandes en sus piernas.

5.- John Degenkolb (Trek-Segafredo)

Todos sabemos que el alemán aún no está a su mejor nivel. El atropello sufrido junto a algunos integrantes de su equipo hace más de un año en tierras españolas aún no nos ha dejado ver al ciclista que logró maravillar al mundo con su doblete Sanremo-Roubaix en 2015. Sin embargo, poco a poco va recuperando el estado de forma de sus grandes victorias, entrando cada vez con más fuerza en los puestos de honor. No ha conseguido ningún podio, pero en sus 4 clásicas adoquinadas disputadas su clasificación ha oscilado entre la 5ª y el 13ª plaza. En definitiva, ha pasado de ver su carrera peligrar a volver a aparecer en los primeros puestos.

6.- Luke Durbridge (Orica-Scott)

Es una tradición. Año a año, la formación australiana saca a relucir nuevos talentos en cualquiera de los terrenos de ciclismo en ruta, uno de ellos el pavé. Y esta vez, el afortunado que ha pasado de tener un papel de reparto a ser el protagonista de la obra ha sido el aussie Luke Durbridge. Año a año ha ido aprendiendo como correr estas carreras, logrando resultados notables en esta primavera que ha ido de menos a más. 40º en Omloop Het Nieuwsblad y 12º en Kuurne-Bruxelles-Kuurne; su paso por la Tirreno-Adriatico le sentó de maravilla. A su vuelta, dos veces 4º ( Dwars door Vlaanderen y E3 Harelbeke) y actuaciones destacadas en La Panne -11º- y Flandes -13º-. El único pero, su abandono en Roubaix.

7.- Tom Boonen (QuickStep Floors) 

Por mucho que quisiéramos, era imposible no incluir a Tommeke en esta lista. Hacía ya unos meses que había anunciado que colgaría la bici tras cruzar la meta del velódromo de Roubaix. Sin embargo, ningún aficionado quería hacerse a la idea. Quizá los resultados de su última temporada no han sido los deseados (un 6º en la Gent-Wevelgem como mejor actuación), pero el oriundo de Mol no se ha escondido en ningún momento. Atacando para no perder la costumbre en el Taaienberg (aka. Boonenberg), suyo fue el movimiento que dinamitó el Tour de Flandes en su tan añorado Kapelmuur. A la historia pasarán también las imágenes de sus despedidas en cada una de las carreras que ha disputado.

8.- Peter Sagan (Bora-Hansgrohe)

Dificil de calificar la temporada hasta el momento del eslovaco. Quizá sea el hombre que ha mantenido un mejor estado de forma desde la Omloop Het Nieuwsblad hasta la Paris-Roubaix, pero como él mismo ha dicho, no puede estar contento con los resultados obtenidos. Perdió por la mínima Het Volk y se resarció al día siguiente en la Kuurne-Bruxelles-Kuurne. Tras esto se fue de gira por Italia (Tirreno, Sanremo y Strade Bianche) y al volver siguió siendo el más fuerte. Sin embargo, esta vez le falló la cabeza, la táctica y la suerte. Por la primera dejo escapar la Gent-Wevelgem, por la segunda el Tour de Flandes y la tercera le privó de ganar en E3 Harelbeke y Paris-Roubaix. Ataques para el recuerdo, resultados para olvidar.

Imagen destacada: Jim Fryer/BrakeTroughMedia

Sprint Final. Eriz Fraile (@TxoriTorete1197)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.